Editorial: EL MEDIATISMO INFORMÁTICO EN TORNO AL PAPA…

Por Wilfredo Sierra Moreno.

1aa wilfredoNo siendo católico, ni creyente desde el concepto tradicionalmente antropomórfico de las teologías cristianas, soy un profundo admirador de la personalidad y el liderazgo del Papa Francisco, un hombre ciertamente bien intencionado y de un claro pensamiento liberal en medio de esa jauría de trogloditas y bandidos que integran El Vaticano, una centenaria cuerda de malhechores que han logrado construir uno de los mayores poderes de este mundo en la sociedad moderna y que, indudablemente, permanecerán con su gran imperio por muchos pero muchos años mas sobre la faz de la tierra.

Pero mi admiración personal por Francisco no ha matado en mi al comunicador  y al analista de los fenómenos mundiales que ve, por ejemplo, como por encima de la borrachera emocional que su presencia causa en todos los escenarios del planeta,  al final de tanto despliegue mediático, de ese derroche de titulares y de millones de personas para oírle, el planeta y todas las naciones por las cuales pasa siguiran siendo igual, sin que lo que los analistas llaman su profundo pensamiento social sirva para que quienes llevan las manijas del poder en tantas sociedades del mundo por las que  peregrina el Papa, sientan un verdadera deseo de hacer las cosas mejor.

Posiblemente en la historia de la iglesia católica universal no ha existido una encíclica  de mas claro contenido ambientalista que la que acaba de proferir en prelado argentino, pero estoy totalmente convencido que ni la belleza y profundidad de sus planteamientos, ni las duras recriminaciones que le ha hecho a los grandes capitalistas universales servirá para que la destrucción de nuestro planeta se detenga, porque los que detentan el dominio universal no están dispuestos a dejarse impresionar por esa encíclica, ni los millones de seres que salen a sus misas a lo largo y ancho del planeta son los detentadores del poder real de esos países, ni tienen la fuerza efectiva para cambiar la destrucción del planeta ni la miserabilizacion de ese ejercito de seres anónimos que deambula por esta tierra siendo sometidos a la fuerza explotadora del gran capital.

La ironía de todo esto se reduce a lo que en el fondo es el papel real de los grandes medios de comunicación, esto es hacer un gran efectismo mediático con esto o cualquier otra noticia, para luego de crecer gigantescamente como la espuma,  perderse en la intrascendencias absoluta que termina siendo, como dice duramente una clásica canción, solo un periódico de ayer,  esto es, algo que no sirve para nada. Resulta risible pero triste a la vez oír o leer como los periodistas y comentaristas gastan adjetivos y mas adjetivos para calificar un evento, pero luego del uso de tanto bello, espectacular, hermosos, ejemplarizante, etc., ect., todo seguirá siendo igual o mas lúgubre de antes, y nunca ninguno de estos informadores volverá sobres sus pasos para averiguar cuanto de cierto tenia toda su verborrea expresiva al momento de los espectáculos…

¿Algo realmente cambio en Cuba para los ciudadanos comunes y corrientes sometidos a un régimen despótico después de tantas visitas papales? ¿Rafel Correa dejara de ser un arrogante dictador de tercera categoría por haber hablado unos minutos con Francisco? ¿Las gentes humildes de el Choco que con un año de anticipación hacen fiesta porque el Papa va a venir a Colombia, van a dejar de tener su condición de miseria y abandono estatal después de que ese evento suceda?  No, nada de eso ocurrirá. Al final, repito, todo seguirá siendo igual. ¿Pero importa eso algo a los dueños de los grandes medios de comunicación que son los que hacen el gran espectáculo y ganan importantes cantidades de dinero con él? Todo termina siendo, me decía algún pragmático y frió amigo, como una desaforrada y ardiente noche de parranda en la que uno cree que va a coger el cielo con las manos, pero de la que al día siguiente solo queda un desconcertante y amargo guayabo.

Pero bueno, ¿cuántas gentes en el mundo viven de vender noches de placer como la gran panacea de la existencia humana? Y acaso, no  todas las empresas  mediáticas del mundo subsisten de ofrecer hechos triviales como la gran noticia del año, gracias al cual mucho seudo periodista y sus familias viven y comen muy bien?  Y aclaro de nuevo, no es que crea que todo lo diga y haga Francisco no sea realmente importante. Lo único desconsolador es que al final todo seguirá siendo igual luego de que  los fuegos artificiales se apaguen…