INFORME ESPECIAL: AVANZA CENTRO DE CONVENCIONES DE BUCARAMANGA: SERÁ UNA REALIDAD EN JUNIO DE 2018

El municipio de Bucaramanga y Fontur van a firmar un convenio para invertir $10.500 millones adicionales a la obra que permitirá conectar la estructura en ejecución con Neomundo y encerrarla mediante columnatas. Así avanza el proyecto.

Lo que parecía una promesa que se empantanaba con un cronograma que se dilató casi un año, ya tiene fecha en el calendario para su culminación y el respaldo del Gobierno de los Ciudadanos, para que se haga un proceso transparente que impulse la competitividad y productividad de la ciudad. Bucaramanga entrará formalmente en junio del próximo año al turismo de Congresos y Convenciones.

Tras una revisión de las obras, la Alcaldía de Bucaramanga anunció que el Centro de Convenciones de Bucaramanga ya registra un avance del 60%, y que se está ejecutando la segunda fase, que tras ajustes en diseño y una optimización de recursos se ejecutarán obras adicionales que permitirán conectar la actual construcción con Neomundo, lo que le permitirá tener al Centro una estructura de mayor capacidad que estará encerrada.

Cabe destacar que la obra costará alrededor de los $65 mil millones. Sin embargo, para estas ejecuciones adicionales que permitirán hacer una conexión de las dos estructuras, se requerirán $10.500 mil millones adicionales, partida que saldrá equitativamente de la Alcaldía de Bucaramanga y del Fondo Nacional de Turismo, Fontur.

“Si no se hubieran optimizado los recursos, el adicional que se hubiera requerido no sería de $10.500 mil millones sino de $20 mil millones, recursos que se van a invertir en la construcción de un puente de conexión del edificio antiguo con el nuevo y un cerramiento con las columnatas para envolver todo el Centro de Convenciones. Quedaría una tercera fase ya de dotación que iría por cuenta, según los compromisos de la Gobernación de Santander”, aseguró la secretaria de Infraestructura de Bucaramanga, Zoraida Ortíz.

Cabe destacar que las buenas noticias para sacar adelante la infraestructura llegan tras un 2016 que estuvo bastante truncado para su desarrollo, considerando que es una obra ejecutada en dos fases con administraciones locales diferentes, y que tras el empalme de estas requirió ajustes en estudios y diseños. El Gobierno de los Ciudadanos tuvo el compromiso de empezar con pie derecho, lo que requirió ordenar el proyecto y poner al día las cuentas.

Contrapartidas presupuestales

$23 mil millones             Municipio de Bucaramanga

$18 mil millones             Gobernación de Santander

$20 mil Fontur

$5 mil   Departamento Nacional de Planeación

$66 mil millones             Total inversión en ejecución

“Al hacer el empalme de los nuevos contratistas, proceso que hizo Fontur había falencia de información como los planos récord, fue bastante difícil lograr el arranque. De la fase I tuvimos inconvenientes por las observaciones que hizo el interventor inicial, donde mostraba las falencias en algunas columnas en revisiones, acabados simetrías, en este momento el contratista está acabando de cumplir con sus obligaciones”, indicó la funcionaria.

Cabe recordar que la obra total cuesta alrededor de $66 mil millones, recursos que se han invertido por parte del municipio de Bucaramanga, el Fontur, la Gobernación de Santander y el Departamento Nacional de Planeación, DNP. La segunda fase es ejecutada por el consorcio colombo-español Fawcett-Assignia, con la interventoría de la firma Gutiérrez Díaz y CIA S.A.

“En enero de 2016 el Centro de Convenciones enfrentaba mucha incertidumbre había cuentas por pagar millonarias y la fase dos enfrentaba desafíos técnicos por ajustes en diseños. ¿Qué hemos hecho? La fase I ya está totalmente ejecutada y pagada la fase dos está en marcha, estamos pagando al día las cuentas, y va muy bien. Estamos comprometidos porque sabemos que es un respaldo para los gremios y para la economía de la región. Lo estamos sacando adelante”, aseguró el asesor de despacho, Manuel Francisco Azuero Figueroa.

El gran salón

El espacio protagonista del centro de convenciones es el gran salón, cuya estructura está prácticamente terminada. Será un espacio 1.800 metros cuadrados, que se podrá dividir hasta en cuatro salones, cada uno cumple con requerimientos de independencia acústica, así como independencia de herramientas multimedia y de aire acondicionado.

“La idea es que sea un espacio que se pueda utilizar en uno solo, o en cuatro diferentes y con distintas actividades. Se aplican principios básicos de domótica que permitirán además controlar todos los aspectos automáticamente. Contará con cabinas de sonido y traducción, dos pisos de parqueaderos, depósitos, matrices de los servicios, a nivel de parqueaderos y nivel de servicios”, indicó Mauricio Guevara, coordinador de diseños del proyecto de la firma Fawcett.

El arquitecto añadió que actualmente se registran grandes avances en mampostería e infraestructura para redes de datos, aire acondicionado, redes de sonido y video.

Turismo de Congresos y Convenciones

Colombia se consolida como una importante potencia en el turismo de Congresos y Convenciones, no solo por el movimiento internacional sino por el mismo ritmo de la economía nacional.

Según cifras de Proexport, el 20% de los turistas internacionales que llegan a Colombia lo hacen para asistir a congresos y Santander por su potencial turístico y crecimiento de algunos sectores estratégicos como el de salud, que pretende quedarse con una porción representativa de este mercado.

Hasta el momento los grandes escenarios construidos no tienen la capacidad para atender más de 1.500 personas. Un ejemplo de esta necesidad quedó expuesto hace tres años cuando se realizó el evento Cima Kids, congreso que contó con la presencia del exvicepresidente de Estados Unidos y líder ambientalista, Al Gore.

Línea de tiempo

Agosto de 2010: Como una de sus primeras promesas como Presidente, Juan Manuel Santos, aseguró durante un evento en Cenfer que Bucaramanga tendría Centro de Convenciones.

Septiembre de 2012: Tras dos años de discusiones entre entidades públicas del gobierno departamental, nacional así como gremios, empresarios y partidos políticos se definió que el Centro de Convenciones se construiría contiguo a Neomundo y no en Cenfer como se había planteado desde el inicio.Noviembre de 2013: La Alcaldía de Bucaramanga, tras finalizar los estudios y diseños, garantizó el cierre financiero del proyecto y se adjudicó la licitación para la primera fase a la firma Valco Constructores.

Diciembre 2015: El Fondo Nacional de Turismo, Fontur, le adjudicó al consorcio colombo-español Fawcett-Assignia la construcción de la segunda fase del Centro de Convenciones.

Noviembre de 2016: A casi un año de haberse adjudicado el contrato de la segunda fase, las obras permanecían casi congeladas debido a que se insistió en un ajuste de diseños por parte de la firma ejecutora del contrato. El proceso desde enero hasta este mes se desarrolló en medio de un empalme bastante complicado ya que había faltante de información.

Febrero 2017: El Fondo Nacional de Turismo, Fontur, tras el proceso de empalme entre primera fase y la segunda, solicitó a la Alcaldía revisar los estudios y diseños por presuntas inconsistencias. Según Fontur, los estudios contratados por la administración de Luis Francisco Bohórquez, no estaban completos.

Durante este mismo mes, la Contraloría aseguró que iniciaría una auditoría especial ya que se había denunciado que el Fontur adjudicó al contratista un AIU al contratista del 35%. Cabe recordar que el AIU es un concepto que en contratación estatal reconoce al contratista por el pago de algunos rubros que están por fuera de la ejecución de la obra como el pago de estampillas, entre otros. Sin embargo, hay que recordar que el Fontur hace parte de un órgano privado.

Este moderno Centro de Convenciones será uno de los más novedosos del país. En su totalidad, abarcará 2.600 metros cuadrados que permitirán albergar hasta 4.000 personas al mismo tiempo. Además, el salón principal tendrá una capacidad para 2.540 asistentes.

Agosto de 2017: Se anuncia un Otrosí al contrato de desarrollo de segunda fase por parte de la Alcaldía de Bucaramanga, para permitir que se conecte la infraestructura de Neomundo con el Centro de Convenciones. Gracias a la optimización de recursos, se posibilitará la utilización de ambas estructuras como espacio para el Centro de Convenciones.