ALCALDÍA DE BUCARAMANGA PODRÁ DAR CONTINUIDAD A OBRA EN EL MESÓN DE LOS BÚCAROS, ASÍ LO DETERMINÓ SENTENCIA

Luego de más de tres años de enfrentar un litigio jurídico, el Tribunal Administrativo de Santander le dio la razón al Municipio al levantar la medida cautelar que impedía continuar con las obras para concluir el intercambiador del Mesón de los Búcaros.

En fallo de segunda instancia, y como respuesta al recurso de apelación que presentó el Municipio, el Tribunal Administrativo de Santander resolvió revocar la sentencia de primera instancia y levantar la medida cautelar impuesta mediante auto de fecha 17 de junio de 2014 del Juzgado Tercero Administrativo de Bucaramanga, en el que ordenaba al Municipio no intervenir el predio que se encuentra al interior de la Escuela Normal Superior.

Con esta decisión la Alcaldía de Bucaramanga podrá dar continuidad a las obras para concluir definitivamente el intercambiador Mesón de los Búcaros, teniendo en cuenta que se negó el amparo a los derechos colectivos demandados, y en los cuales se argumentaba la presunta afectación al servicio educativo.

Al respecto el fallo es contundente al argumentar que “la afectación de una parte del predio de la Normal Superior de Señoritas no afecta el servicio público de la educación, ni desconoce la función social y ecológica de la propiedad”.

En concordancia con lo anterior el Tribunal determina que “el intercambiador del Mesón de los Búcaros cuenta con soporte técnico que refuerza su construcción en la forma que fue diseñado por la administración, con la inclusión de obras ornamentales, generando mayor flujo vehicular, lo que redunda todo en beneficio de la comunidad”.

Con lo anterior el tribunal ratifica: “no se evidencia afectación de la comunidad de la Normal en cuanto a la prestación del servicio educativo, ni daño ambiental, ni disminución de su infraestructura física, sino por el contrario, por vía de reposición ésta se verá mejorada atendiendo el diseño arquitectónico, estructural, eléctrico a que está obligada la administración municipal respecto de las dos aulas”.

Al concluir que la obra no vulnera los derechos colectivos, el Tribunal Administrativo de Santander ordenó revocar la sentencia de primera instancia y en su lugar negar las pretensiones de la demanda.