APRENDICES QUE IMPULSAN LA INNOVACIÓN SOCIAL

Más de 20 aprendices del Programa SER (SENA Emprende Rural), del Centro de Atención al Sector Agropecuario en Piedecuesta crearon proyecto que impacta favorablemente la calidad de vida de 50 familias campesinas en Santander.

Bucaramanga (Santander), 28 de agosto de 2017.- La carencia de recursos naturales en el mundo es cada vez más grande, y  Colombia no es ajena a dicha situación. Un reciente estudio publicado por la revista especializada en medio ambiente “Nature”, reporta que las sequías han hecho perder el 10 por ciento de la producción mundial de alimentos como los cereales en los últimos 70 años, cifra que no pasa inadvertida si se tiene en cuenta que hoy 800 millones de personas padecen hambre, y al ritmo que crece la humanidad, se necesitaría aumentar la producción de comida en un 60 por ciento para el año 2050.

Así mismo, la SAC (Sociedad de Agricultores de Colombia) estima que hace más de quince años, Colombia exportaba más de lo que importaba (5 millones de toneladas contra 4.2 millones de toneladas, anuales); hoy la cifra es inversa (4.2 millones de toneladas contra 11 millones de toneladas, anuales), como consecuencia de la escasez de agua, problemática que ha golpeado sobre todo a los campesinos, quienes de día no tienen agua para regar sus cultivos y de noche no tienen con qué protegerlos de las fuertes heladas, por mencionar solo algunos de los varios efectos.

Encontrar una solución favorable a esta realidad, no es tarea fácil, sin embargo, Colombia cuenta con oportunidades para asumir este reto de una manera adecuada, el mayor desafío, según el presidente de la SAC,  Rafael Mejía, es utilizar apropiadamente el agua para evitar que el país dependa de la producción extranjera.

Ante este panorama y con los conocimientos aportados por el SENA, más de 20 aprendices del Programa SER del Centro de Atención al Sector Agropecuario en Piedecuesta, liderados por instructores y apoyados por SENNOVA (Sistema que articula investigación aplicada, desarrollo tecnológico e innovación) en uno de los semilleros de investigación del Grupo de Aplicación de Tecnologías Agropecuarias, GUATA, formularon un proyecto para solucionar la escasez y potabilización del preciado líquido en zona rural del municipio Rionegro en Santander.

“Sistema Sajoa” es el nombre del modelo de captación, almacenamiento, potabilización y re uso del recurso agua que idearon los aprendices, con el cual, según explica el aprendiz Guillermo Reyes Jiménez, “se capta de los techos de las casas, aguas lluvias por medio de canales con mallas protectoras de residuos gruesos que conducen a un tanque interceptor en donde caen las primeras aguas, pasando agua limpia al tanque de almacenamiento con capacidad para 20 mil litros.

Con electrobomba de medio caballo se conduce al filtro purificador, compuesto por grava, arena sílice y carbón activado. Una vez purificada el agua se almacena en un tanque plástico de 500 litros, al cual se le instala un clorinador graduable para potabilizar el agua y volverla apta para el consumo humano”, agregó el aprendiz Reyes Jiménez.

De igual forma, y conforme la descripción de sus creadores, las aguas grises de la casa, se conducen hacia un sistema de tratamiento compuesto de tres tanques decantadores en línea, eliminando grasas y detergentes. El agua sobrante del tanque de almacenamiento y las aguas grises tratadas, quedan disponibles para uso agrícola.

“El SENA más allá de formar para el trabajo, busca que los aprendices se apropien de conceptos y conocimientos que les permita, además de conseguir un empleo, crear una empresa, ser productivos, pero sobre todo, aportar al bienestar propio y el de su entorno”, expresó David Hernando Suárez Gutiérrez, director del SENA regional Santander.

Con esta propuesta innovadora, los aprendices participaron y ganaron la convocatoria nacional de Colciencias, “Ideas para el Cambio” que hace parte de la estrategia de Apropiación Social de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación, cuyo objetivo es apoyar el desarrollo de soluciones creativas que apliquen tecnología y en la que intervenga la comunidad científica y comunidades del país con el fin de transformar la calidad de vida de los colombianos.

Esta convocatoria destinó cerca de $100 millones pesos para la construcción de 50 sistemas SAJOA que actualmente benefician a más de 200 campesinos en la vereda San José de Arévalo perteneciente al corregimiento Llano de Palmas en el municipio de Rionegro, Santander.

Así, el SENA por medio de la formación de calidad que brinda a los futuros trabajadores, empresarios y líderes, contribuye favorablemente a la construcción de un futuro con mayores oportunidades de progreso social, económico y tecnológico, a fin de facilitar la consolidación de territorios de paz para todos los colombianos.