AUNQUE RESPETA LAS DECISIONES JUDICIALES, ALCALDE DE BUCARAMANGA NO COMPARTE PROHIBICIÓN AL USO DEL PARRILLERO

Moto-2-web_th_326 de Septiembre. El alcalde social, Luis Francisco Bohórquez Pedraza, explicó que no acepta decisiones de esta índole “en razón a lo que significa socialmente el transporte de una familia, el ahorro que le da una motocicleta a un hogar que la utiliza bien, que hace uso correcto y legal de la motocicleta para transportarse al trabajo o a su sitio de estudio”. Y si bien respeta todas las decisiones judiciales, comparte con miles de familias de Bucaramanga y su área metropolitana, “la importancia y necesidad de tener un medio alternativo de transporte. He sido claro, reiterativo, en no estar de acuerdo con la prohibición del parrillero”.

El Mandatario Local recordó que trabaja con las organizaciones legales de motociclistas, y por eso los invitó a formular “propuestas y proposiciones sobre cómo vamos a combatir la piratería, el mototaxismo y la informalidad que se hacen desde el uso de estos vehículos”. El pronunciamiento del Alcalde Social se conoció a propósito de una publicación del diario Vanguardia Liberal, que en su portal de internet afirmó que “una acción de cumplimiento, que fue aceptada por el Juzgado Noveno Administrativo, conminaría a la Alcaldía de Bucaramanga a prohibirles el parrillero a los motociclistas durante ciertas horas del día”.

Según el medio, la acción fue instaurada por Gilberto Serrano Ferrer, representante de la Asociación de Taxistas y Conductores de Transporte de Colombia, Asdecon, “amparado en la Ley 4116 que, entre otras cosas, obligaría al Alcalde a tomar esta medida cuando detecte la proliferación del mototaxismo”.

“SERÍA UN PROBLEMA SOCIAL”: ALCALDE

comite-alcalde-con-moto-taxistasReunido el martes 10 de septiembre con el Comité de Movilidad y representantes de los organismos de control, el Alcalde Social, Luis Francisco Bohórquez Pedraza, les explicó a los motociclistas, legales e ilegales, que las decisiones de movilidad obedecen a una política permanente y no son negociables a capricho del Mandatario. Bohórquez Pedraza respaldó su determinación en cifras concretas, y dijo que más de 260 mil personas resultarían perjudicadas en Bucaramanga y el área metropolitana con estas decisiones judiciales.

“Sería un problema social. Por eso no comparto la prohibición del parrillero en el uso de la motocicleta. Sí, el compromiso del Gobierno es luchar contra la piratería, la informalidad y el mototaxismo”, recordó. El Jefe del Ejecutivo Local invitó a tomar decisiones “para atacar este fenómeno que ocurre en Bucaramanga y en el área metropolitana y que es lesivo para los transportadores formales en nuestra ciudad”.

“He invitado a las organizaciones legales, escúchese bien, aquellos que no hacen uso ilegal de la motocicleta, a que ayuden a la construcción de las normas y las decisiones que el Gobierno debe orientar para combatir el fenómeno de la piratería y del mototaxismo”, reiteró Bohórquez Pedraza.