Editorial

NA-VI-DAD

Por Laura Jaramillo Buitrago.

Una noche, mientras contemplaba el cielo, reflexioné sobre lo siguiente: “¿por qué las estrellas logran brillar tanto pese a la distancia que las separa de la Tierra, mientras yo, que soy su hija según Carl Sagan, (quien, por cierto, murió cinco días antes de navidad) no me permito ser más entusiasta respecto a la navidad?” Haré una aclaración: Me refiero a la cultura navideña, en ningún caso a la manifestación religiosa. Y es que por este tiempo la ciudad entera se transforma en un completo escenario cultural: adornos, mensajes positivos, luces, pesebres hechos con tanta imaginación que se convierten en maquetas de lugares que no se han visto y difícilmente se verán en Colombia. Estas fechas constituyen, a mi modo de ver, el último gran vestigio del pensamiento mágico-religioso, del misticismo y la búsqueda de algún tipo de sentido metafísico a lo que nos ha ocurrido a lo largo del año. Es un tiempo en que se da un declive de la monotonía y un auge de pensamientos nostálgicos. Así sea nostalgia por la nada.

El hemisferio occidental ha mantenido la navidad a lo largo de 21 siglos, y así como va, podría decir que permanecerá otros lustros, porque es el tiempo en que se comparte más con la familia, viejos amigos son llamados, la generosidad se encuentra a flor de piel, y se visita con mayor asiduidad enfermos y ancianos. Existe un ambiente un poco más fraterno entre los ciudadanos, incluso es común ver a vecinos rezando la novena de aguinaldos y cantando villancicos. Casas y oficinas son adornadas. Se recuerdan momentos significativos del pasado, la importancia de vivir a plenitud el presente y la esperanza por un mejor futuro. Hablando de esto, hay que destacar que uno de los aspectos más importantes es la inclusión de los niños a diferentes actividades, puesto que es el momento en que descansan del colegio y se dedican a ser niños a tiempo completo; es sin lugar a duda, un tiempo pensado especialmente para ellos, quienes son los principales creyentes en la magia que encierra toda felicidad.

Por otra parte, la sociedad de consumo genera diferentes pautas de comportamiento que determinan qué tener en la mesa durante la cena de medianoche, el tipo de cosas que está bien visto regalar, la manera adecuada y “estética” de decorar la vivienda, entre otras. Por lo tanto, el tiempo se va entre almacenes de los centros comerciales, con las manos llenas de bolsas de compras. A veces la gente suele presentarse indiferente ante los sentimientos ajenos, y solo les interesa demostrar apariencias. Exponer quimeras que responden más a idealizaciones sobre la vida que a la vida misma. Por otro lado, al ser una época en que todo el mundo está predispuesto a ser feliz, las crisis de melancolía llegan mucho más fuertes. Es como si durante las festividades todos intentaran cantar al unísono una melodía de paz y regocijo; sin embargo, a veces la vida tiene preparada otra partitura para ser interpretada. Lo importante es no desesperar, y recordar las palabras de Kafka: “cuando todo parece terminado, surgen nuevas fuerzas. Esto significa que vives”.

Yo todavía me sigo preguntando en qué momento la navidad dejó de despertar en mí sentimientos de alegría y optimismo. A veces imagino que las lucecitas que con tanto esmero instalamos a lo largo y ancho del planeta Tierra, son vistas desde el espacio exterior por hipotéticos superdesarrollados habitantes estelares que se preguntan, como yo, por qué esta civilización solamente trata de mostrar su mejor cara durante una corta época cada año antes de reiniciar el perpetuo engranaje en que alguien nos ha situado. No sé quién… tal vez el homenajeado por estos días y el que generalmente se lleva todos los créditos de lo que ocurre en este mundo.

P.D: El Teatro Corfescu presenta ¡NAVIBLUE EL CIRCO DE LA ÚNICA VEZ! Show a cargo de un enigmático circo que, de acuerdo con la reseña, solo hace una aparición al año en una ciudad elegida por tener algo particular que la hace merecedora de ser su anfitriona. Serán los días 15, 16 y 17 de diciembre. Un plan perfecto para celebrar el lado artístico que inspira la navidad.

POR EL MAR DE LA CULTURA ANDA UN BARCO DE PAPEL

Por Laura Jaramillo Buitrago

Para los años setenta, los habitantes de Bucaramanga podían vanagloriarse de vivir en una de las ciudades con mayor índice relativo de construcción a nivel país, presumir de la UIS, emocionarse en el Teatro Santander, disfrutar de los parques, espacios cada vez más urbanizados y del consumo de la sempiterna hormiga culona. Sin embargo, la biblioteca pública brillaba por su ausencia. Preocupado por esta situación, el filósofo, sociólogo y escritor Jorge Valderrama Restrepo, que era, ante todo, una persona profundamente bibliófila y había fundado la célebre revista “El gran Burundú Burundá” y el Magazín Dominical de Vanguardia Liberal, decidió materializar sus ideas apoyado por la gestión política y administrativa del político liberal Rodolfo González García. Valderrama fue el primer director de la Biblioteca Pública Gabriel Turbay y más adelante, de la emisora cultural Luis Carlos Galán Sarmiento (100.7 FM), ambas entidades a cargo del Instituto Municipal de Cultura y Turismo.

La programación musical es variada abarcando diferentes géneros y estilos, que difiere de los constantes bombardeos de sonidos industrialmente pensados para gustar a la gente que nos lanzan desde las emisoras más sonadas. Para citar algunos ejemplos: Música por países, un recorrido a través de los distintos géneros en el mundo; Nostalgia, dedicado a los boleros; Álbum musical de Colombia, programa matutino que divulga música autóctona; Radio clásica, clásicos del jazz y del swing; Salsa pal barrio, que le pone ritmo a las tardes; Club de blues, un espacio de fin de semana ideal para sobrellevar el lado melancólico de la vida; Acetato, los clásicos del rock. Además, los noctámbulos deben saber que a partir de las diez de la noche ponen buena música. Y si  está cansado/a de ver las sombras de la realidad local, sintonice la cultural de lunes a viernes de ocho a diez de la mañana y conéctese con Luces de la ciudad: una franja informativa que resalta el brillo de iniciativas artísticas en la ciudad.

Radio TUSITALA es un interesante espacio dominical creado en el año 2000 para “impulsar y promover la biblioteca, la lectura, la escritura, los escritores y los libros”, según las palabras de su ideólogo Jorge Valderrama. Lo dirige el bibliotecólogo Néstor Saúl Solano Hinel y en la subdirección se encuentra el señor Frans Saúl Acevedo Pinto, quienes han hecho de la cultura un producto accesible a todos en un programa que lleva más de quince años tomándose con mucha seriedad la divulgación de obras creativas, y es que, a la emisión radiofónica han asistido escritores, artistas, personas de letras y de números, se habla de textos y siempre mantienen un discurso firme respecto a la importancia de las bibliotecas públicas en una comunidad al promover un entorno social más reflexivo y entretenido. Cada programa es subido a la plataforma virtual ivoox días después de haberse transmitido por la emisora; dichos podcasts se encuentran en la página web radiotusitala.blogspot.com.co , en la que Frans Saúl dirige el Boletín Cultural La Otredad.

Para finalizar, simplemente quiero invitarlos a asistir a la biblioteca y escuchar “la cultural”, agradecer a los productores e instarlos a continuar con su importante labor educativa, porque, aunque parezca que sus esfuerzos tienen el impacto de un barquito de papel en medio del océano, a diferencia del poema infantil de Nicolás Guillén, en Bucaramanga sí que ha habido timonel.

LA CASA DEL LIBRO TOTAL: UN OASIS EN EL CENTRO DE BUCARAMANGA

Por Laura Jaramillo Buitrago

Las presentes columnas de opinión tienen el único propósito de divulgar información sobre espacios en la ciudad de Bucaramanga y su área metropolitana que resaltan por su importancia cultural, histórica y/o artística. Motivada por la belleza y pujanza de la ciudad bonita, me he preguntado por el aspecto intelectual, ya que, citando al escritor André Malraux “la cultura hace al hombre algo más que un accidente del universo”: la particularidad del ser humano es la apropiación que hace del entorno natural que lo rodea, partiendo desde el pensamiento abstracto que lleva a conceptualizar y clasificar los elementos, lo que ha desembocado en diferentes ámbitos como la filosofía, la historia, el arte, la política, la arquitectura, la ingeniería, la ciencia, la matemática y demás ramas que hacen parte del mismo árbol: el del intento de dar una lógica, un orden y un sentido a la existencia.

La Casa del Libro Total es una casona colonial de tapia pisada y teja de barro, del tipo que se construían hacia el siglo 19 ubicada en la calle 35 # 09 – 81, justo al lado de la alcaldía. Su interior es un lugar ameno para conversar y tomar café, debido a su ambiente de tranquilidad que inspira poesía. Posee múltiples salas en las cuales se exponen obras de arte, una sala de lectura equipada con diez computadores desde los que se puede acceder fácilmente a ellibrototal.com -la biblioteca digital de América-, que es esencialmente un libro que contiene libros y éstos, a su vez, más libros y audiolibros organizados por países, géneros, temáticas y autores clásicos. Además se pueden apreciar pinturas, grabados, y música. Todo lo anterior de acceso completamente gratuito. Se venden libros en formato físico publicados bajo su propio sello editorial (SYC). Y lo más importante, todas las actividades son de entrada libre.

La Casa del Libro Total constituye un bello ejemplo de divulgación del arte y la cultura, sin mayores lujos ni ínfulas de grandeza. Lugar acogedor en que la tranquilidad del espacio se une a la belleza de los diferentes eventos que allí tienen lugar. Entre los cuales se destacan conferencias literarias, tertulias musicales, conciertos, lanzamientos de libros, charlas de diversa y variada temática, que son transmitidos en vivo a través de su página de Facebook. La importancia de dichos programas culturales radica en lograr una desconexión momentánea con lo puramente material o cotidiano y desarrollar la esencia propia del ser humano, ya que, todo arte es una expresión de espiritualidad, una necesidad de transmitir el mundo interior y exterior, de interrogarse acerca del propio lugar en el cosmos y, adicionalmente, disfrutar de él.

A pesar de que La Casa del Libro Total goza de un merecido reconocimiento entre la población a niveles local, nacional e internacional, mucha gente aún la conoce únicamente como un lugar al que se va a pagar impuestos, perdiéndose la oportunidad de conocer un lugar único. Culmino este texto exhortando a los lectores a pasar por allí y formar parte de la comunidad que hace cada día más grande este oasis cultural.

¿ME CANSE?

Por Wilfredo Sierra Moreno.      

Desde hace algunos días un par de amigos me vienen interrogando sobre  la razón de interrumpir mis columnas de opinión en la revista El Crisol. Y la respuesta la encontré rapidito en dos hechos que llevo  bien gravados en la mente y que muestran como en este país realmente nunca nada cambia. En el año 2004 cuando publique mi libro de  Los Coloquios de Don Clímaco con personajes de la vida nacional que decidieron hablar conmigo en el año 1.986, no faltaron quienes, con mucha razón, expresaron que los problema de los últimos 18 años –de 1.986 al 2004- no habían cambiado absolutamente en nada y que las dificultades  para la actualidad del 2004 no eran en realidad muy distintos a los del año 86 del siglo anterior.

Muy para mis adentro trague saliva y me reprimí ese orgullo fatuo de todo columnista de ser depositarios de las verdades públicas, y seguí adelante con mi trabajo de periodista de opinión pública. El problema es que hace un par de semanas a raíz de otra conversación con un acucioso amigo, me di cuenta que ahora en el 2017 los temas y problemas de este endemoniado país son casi los mismos e igualmente idénticos los  actores principales de la actualidad nacional , y me pare en seco para hacer una evaluación de la utilidad de votar corriente y tinta en una nación medio mágica, en el peor sentido de la palabra, en donde se aplica la expedita ley maquiavélica de hacerle creer a los más ingenuos que todo está cambiando para que en ultimas nada cambie.

Y no sé porque inmediatamente vino a mi mente la vida de ese ratoncito que es la mascota de ciertos muchachos y adultos con gustos afectivos  hacia los animales bien curiosos, y que introducen en la jaula del gracioso vicho una rueda circulante en la que el hámster corre y corre acuciosamente, sin que vaya ciertamente a ninguna parte, pues jamás, por mucho que pase el tiempo, está un ápice más delante de donde arranco a correr, sin importar el tiempo que gaste en su amada rueda. Me dirán pesimista, y tal vez tengan razón, aunque yo preferiría el mote de realista, así eso hiera mi ego y el de ciertos entusiastas promeseros de un futuro desbordante que, la verdad, yo no veo por ninguna parte.

Me gusta el proceso que está viviendo el gobierno con las FARC, que representaban la solución  solamente el 14 por ciento de los factores de violencia en el análisis de los expertos en esas materias en el país,  y muy a pasar de que el cese al fuego y el desarme de un sector de la guerrilla sea cierto, las muertes y los atentados se sigan registrando aun por varias zonas del país, así un buen número de mis amigos aseguraran que el simple acuerdo con las FARC era la paz para el país. Si, lo fusiles de las FARC no se disparan más y aun por encima del discurso optimista del gobierno, ello no significa en el presente  la tranquilidad total de la nación.

Hoy, después de no hacernos caso a todos los que desde diferente orillas dijimos que un acuerdo del cese al fuego sin incluir al ELN, sería un acuerdo a  medias, el gobierno se apresura a tratar de sentar a la mesa a unos actores, en el papel “revolucionarios”, que a pasar de ser manos en cantidad son mucho más conflictivos y enredadores que los señores de la por cierto, según las versiones oficiales, extinta FAR, que paso ya a convertirse en un partido político.

Pero si bien los reparos de algunos sectores de opinión escrita están sustentados en observaciones frías de lo que pasa en el terreno político militar del país, por el otro lado siguen los mismos incendiarios del Centro Democrático viendo de qué forma  dinamitan la poca tranquilidad que hemos adquirido los últimos días,  porque ellos hacen parte de esas mentes enfermizas que siempre han existido en este país, desde los viejos tiempos del arcaico capataz que a látigo y patadas, quería imponer sus puntos de vista, a las buenas o a las malas. Pareciera increíble que fue más fácil  apaciguar a guerrilleros curtidos en el monte desde hace muchos años, que a estos desaforados ególatras que lo están dando todo por incendiar de nuevo la nación.

¿Entonces qué? La parábola del hámster, que cree que ha hecho mucho corriendo todo el día sobre su ruedita metalica, pero nunca se aleja de su punto de partida. Mientras medio país se esfuerza por hacer lo que cree que es conducente para hacer una sociedad más tranquila y de quieta convivencia, la otra mita está viendo de qué forma se tira lo poco o mucho que se ha logrado para cristalizar la convivencia de los nacionales. Y ahora ha saltado a la arena la otra pata que le faltaba al cojo, la unión de todos los religiosos fundamentalistas de todas las dominaciones que en nombre del que ellos dicen que es su poderoso dios, quieren elegir un Presidente de su mismo sentir, para instaurar la férula de la hoguera y la inquisición a quienes no estén de acuerdo con ellos. ¿Paz dijeron…?  Háganle a ver pues, que yo la quiero ver antes de irme para el otro lado. Difícil. Luego dentro de los próximos 20 años vamos a tener lo mismo que hemos tenido en el país los últimos 40, con  los mismos supuestos columnistas iluminados que seguiremos dando lora con los idénticos sucesos que nos han ocupado durante tanto tiempo. ¡Qué mamera!

UNA SOCIEDAD ENFERMA…

Por Wilfredo Sierra Moreno.

Mientras todos los días los medios de comunicación oficiales reproducen pautas publicitarias de lo intolerable y monstruoso que es tener una sociedad que hace del Feminicidio una triste y miserable constante, este tipo de ataque artero contra las mujeres se reproduce permanentemente en el sur, en el norte, en el oriente y el occidente del país, demostrando, una vez más, que por un lado va el discurso oficial y por muy otro los hechos elocuentes de la vida real que esta sociedad tiene que soportar permanentemente.

¿Qué es el acoso escolar sino la expresión de una sociedad que desde los primeros años de edad de sus miembros aplican en la practica la lay animal del más fuerte y en la que los profesores, como otros tantos sinónimos de autoridad, no tienen una respuesta cierta? Pero es que claro, una cosa es vivir del discurso, de los titulares de prensa y televisión y muy otra estar inmerso en un núcleo social, barrio, colegio, edificio de apartamentos o invasiones,  en donde la autoridad en la práctica no existe y el más fuerte, a su manera, hace lo que le dé la gana con el más débil, sin que un correctivo cierto se vea en el inmediato futuro para quienes son sometidos a todo tipo de vejámenes.

Para triste botón de muestra están los alojamientos de los guerrilleros desmovilizados de las FARC que aun a esta altura no han sido provistos todos y de la mejor manera, porque el señor que pusieron en la entidad encargada de hacer el oficio es un verdadero incapaz y solo tienen a su favor la recomendación de algún fuerte político para defender su “chanfaina”. Y así, en todo. Lo que me ha hecho ser a los largo de mi vida, luego de ver tanta pero tanto cuento chino, un escéptico irremediable de las declaraciones oficiales ampliadas con bombo y platillo por prensa, radio y televisión.

El discurso de nuestro Presidente de la República es que ya hoy vivimos en Colombia en una nación en paz, lo que no deja uno de ser uno de los tantos recursos demagógicos del señor Santos para hablarnos de hechos que en la práctica no existen, pero que  llenan titulares de prensa y columnas de opinión de señores que ayudan a que la facción impúdica de un país distinto se imponga. ¡Ah, pero no es solo en los estamentos oficiales donde la agresividad y la maledicencia se da por montones!, sino que aun desde varios sectores de opinión se escucha las voces que reclaman que por qué van a construir alojamientos dignos a los guerrilleros de base de la FARC, como si lo ideal fuera tirarlos a la descubierta a aguantar sol y agua y de paso, si fuera posible, cogerlos a patadas.

El gobierno no solo hizo un acuerdo a las escondidas en La Habana, sino que no hizo la suficiente pedagogía para asentar en la mente de los ciudadanos que un acuerdo implica concesiones de parte y parte, y que si de verdad queremos una paz, deberíamos acoger a esos muchachos que dejan las armar con afecto y cariño. Pero no. Lo que prima es la inquina, el deseo de venganza, la agresividad desbordada, y con esos elementos es muy difícil hacer una paz autentica y verdadera.

Mientras tanto los miserables Feminicidios se seguirán presentando a lo largo y ancho del país sin que tengamos otra forma de asumir la situación que la de seguir  llorando sobre la leche derramada, hasta la próxima calamidad. Porque por encima de los discursos supuestamente indignados de las autoridades, la agresión criminal sobre las mujeres seguirá presentándose aquí y allá. Y esos asesinos y víctimas, más los pobres hijos que quedan en medio de la tragedia, son los que conforman el marco supuestamente ideal de una sociedad  que estaría en camino de la  paz. ¡Sí, cómo no!

LA DICTADURA CONTRA EL PERIODISMO…

Por Wilfredo Sierra Moreno.

No es ciertamente nueva las posiciones de fuerza de algunos gobiernos contra lo que alegremente se llama libertad de prensa, y desde que el periódico, así fuera en forma primitiva, se inventó,  todos los gobernantes del mundo se han dado sus mañas para que de una u otra forma su imagen y las acciones de sus gobiernos se vean color de rosa.

Resulta más bien ingenuo sorprenderse porque el gobierno de Venezuela haya resuelto sacar de la parrilla visible en su territorio a CNN, y antes bien, ante tamaño orangutanes que hacen lo que les da la gana en esa hermana nación, lo cierto es que se habían demorado mucho en darle un patadón  a un medio que tenía posibilidad de presentar, sin la censura, la realidad de lo que vive cada ciudadano de la pomposa República Bolivariana de Venezuela.

Ahora bien lo que a mí me llama a reflexión no es que los dictadores sean patanes, sino lo inoficiosas que muestran cada día ser las organizaciones nacionales, latinoamericanas o mundiales creadas supuestamente para no permitir –pomposa presunción- que los más mínimos derechos de los ciudadanos del planeta sean pisoteados. La OEA, la ONU, la OTAN y tantos otros organismos grandes, medianos y pequeños, son verdaderos reyes de burla ante sus presunciones vanidosas de defender los derechos, humanos, literarios y de lo que sea de los habitantes de este planeta, porque la verdad es que estos derechos son pisoteados delante de las narices de tales organizaciones sin que pase nada.

Hablar de democracia, participación, derechos humanos y en fin todo ese rosario de supuestas adquisiciones de la cultura de la  historia del hombre sobre la tierra es fácil, pero otra cosa es que se tenga la voluntad política, las muelas, para poder hacer efectiva las tales garantías. Venezuela, como Rusia, como el nuevo y arrogante presidente de los Estados Unidos seguirán haciendo de las suyas hasta que, llegados al extremo, las armas diriman luego de más muertos de los que hoy se registran todos los días, quien tiene la razón. O mejor, no quien tiene la razón, sino quien se ha ganado el derecho a imponerla por su triunfo en las armas. Esa ha sido una constante en la historia política y militar del planeta, y no creo que nuestro cerebro en general haya avanzado un ápice para concebir y creer, efectivamente, un mundo mejor.

En cuanto al grito histérico por la libertad de prensa no hay que preocuparse mucho porque jamás, ni dictaduras ni supuestas democracias la han practicado realmente, y todo se ha limitado a un juego peligroso entre periodista cojonudos que se atreven a denunciar con pelo y señales, y estados que, abierta o encubiertamente, los mandan a matar. Ciertos ideales como el amor, la igualdad, la fraternidad y la democracia efectiva, son quimeras frente a la cual anhelan teóricos y masas más ilusas que realistas, pero que en la práctica global de la política universal no se ven.

CNN se fue de la parrilla noticiosa de los venezolanos y no pasó nada. Trump construirá su peripatético muro en la frontera con México, y la ONU y la OEA demostraran una vez más que son un nido desvergonzado de burócratas muy bien alimentados. Y periodista que joda mucho o lo matan o le declaran el hambre con la carencia de la pauta para su medio. Y sin plata, desgraciadamente, no hay nada. Por eso los que la tienen, bien o mal hecha, hacen con nosotros su no tan santa voluntad.  Así chillemos como una canastada de pollos.

¿SANGRE HUMANA CONTRA LA SANGRE TAURINA?

El hombre es el ser más desconcertante que puede existir sobre este planeta y tratar de defender con madurez su racionalidad es casi que imposible cuando uno mira el panorama general del mundo donde la violencia y la soberbia humana se enseñorea por todos los lados. Ahora resulta que para protestar y buscar obviar la fiesta taurina en Bogotá, evento ciertamente con visos de violencia pero que ha sido arraigado por una una vieja tradición cultural de muchos pueblos, resulta valido colocar bombas y herir y hasta asesinar policías y civiles que con todo el derecho del mundo buscaban defender un espectáculo que a algunos les gusta y a otros no.

¿Pero donde está la cacareada tolerancia que algunos pregonan como signo manifiesto de la cultura moderna, la paciencia y comprensión que no se ve por ninguna parta ni en el país ni en otras sociedades de la geografía política universal? Es la misma contradicción de los curas que hablan en nombre de una santidad beatifica pero que sin embargo son capaces de las más atroces violaciones con niños prácticamente indefensos. O la estupidez de una supuesta revolución de pacotilla que en nombre del pueblo saca del aire a una cadena televisiva como CNN, solo porque a “los gorilas” que gobiernan Venezuela no les interesa que la verdad de la situación por la que atraviesa ese pueblo se conozca en el resto del mundo.

Por supuesto que el terrorismo y la violencia no son nuevos en este cumulo de sociedades que pueblan este globo viajando por el infinito espacio, pero so achaque de defender la vida de unos toros no se puede justificar, a ningún precio, matar a humanos. De costumbres, tradiciones y eventos raros es de lo que está lleno este planeta de locos que, cada uno a su manera, pretende imponerle su verdad a los otros, aun la de la paz, con violencia.

La libertad y la tolerancia están basadas en el principio de que cada cual, mientras no le haga un daño a su próximo, a su prójimo, pueda hacer de su vida lo que mejor prefiera. Lamentablemente desde tiempos inmemoriales han surgido todo un número de fanáticos que en nombre de unos supuestos dioses, o uno dogmas ideológicos de las más variadas zoologías, o de un vegetarianismo que a veces resulta tan dogmático como las más fanáticas de las ideologías, pretenden hablar desde el Trono de la Verdad Única, que no solo la aceptan para ellos sino que se la quieren imponer al resto de los mortales.

Eh ahí el detonante del asunto: ¡Yo tengo la verdad! ¿Sí? ¿Y en nombre de quién? Pues en nombre de un dios con el que los locos fanáticos dicen que han hablado, en nombre de las mil ideologías y partidos que se han y se siguen inventando en el mundo, o de los vegetarianos que no quieren la muerte de ningún animal viviente pero les importa un carajo matar a una ser humano en nombre de esa militancia férrea en defensa de los animales…

Y no se puede esperar que hacia adelante las cosas cambien porque lo que realmente sucede es que cada día que pasa nuevas locuras aparecen en la mente de los bípedos racionales que se creen la raza superior del planeta. Bueno, superiores en general, porque si detallamos los blancos se creen superiores que los negros y demás razas del mundo, los Testigos de Jehová más santos que los de las Cruzadas Evangélicas, y en fin, una escala infinita de egos, ególatras, ideologías, gobiernos y movimientos sociales que en nombre de “su verdad”, se quieren parrandear al resto de los mortales.

Se diría que el 90% de los habitantes de este planeta necesitan un siquiatra, pero el problema con el enfermo mental y el dogmático es que no puede ver su propio desequilibrio y antes por el contrario se cree poseedor de la gran racionalidad para decirles a los demás seres por donde deben orientar sus vidas. Yo preferiría no ver morir toros ni vacas en una plaza taurina o un matadero dedicado a esos menesteres, pero entonces a los que comen carne eso les parecería un exabrupto. Pero en lo que sí creo que deberíamos estar de acuerdo todos es que en nombre de la guerra contra las tendidas taurinas, no deberíamos ver muertes ni de civiles ni de agentes del estado que solo están sirviendo a una causa patriótica. Eso no es lógico, cuerdo, equilibrado, sensato, y solo clama por que los autores de tal exabrupto sean de verdad ejemplarmente castigado por la Ley.

GOBERNANDO CON TITULARES DE PRENSA.

Por Wilfredo Sierra Moreno.

No sé porque en estos días de la destorcida de las supuestas “grandes obras de infraestructura” que con bombos y platillos nos ha prometido por tantos años el gobierno Santos, me acuerdo de ese párrafo de la popular canción que interpreta tan magistralmente Héctor Lavoe: “Tu amor es un periódico de ayer, que nadie más procura ya leer.  Sensacional cuando salió en la madrugada, a medio día ya noticia confirmada, y en la tarde materia olvidada”.

Si las cuentan no me fallan se van a completar al final del gobierno de Santos no ocho sino diez y seis años desde cuando al comienzo del gobierno de Álvaro Uribe, él y su famoso Ministro Monje de Obras Públicas, nos comenzaron a prometer una vía de cuatro carriles a Cúcuta, “que nos envidiarían todos los gobiernos del mundo”, en labios de no sé cuál de los dos mentirosos gobernante y Ministro, que como siempre, nos han creído bien pendejos -¿y no será que lo somos?- para echarnos cuentos chinos que cual cretinos nos comemos enteros.

Ahora cuando la Ruta del Son iba a ser la gran salvación de las comunicaciones de Santander y el Río Magdalena seria uno de los medios fluviales más modernos y ágiles del planeta, resulta que el problemita de Odebrecht nos da en la cara de un solo totazo, como para que nos despertemos de los cuentos de hadas en que nos mantienen.  Pero ¡ah!, es que gobernar a punta de titulares de prensa es la cosa más fácil que hay, y si no pregúntanos a los periodistas que somos los alto parlantes de todos los gobiernos de turno para venderle el cuento al pueblo de que la felicidad ¡ahora si va a ser!

La cosa de la corrupción internacional, nacional y local esta tan fea, que la Revista Semana nos  contó en estos días, que “El banco japonés Sumitomo declinó entregar recursos a la obra ante el escándalo por los sobornos de Odebrecht, el principal socio del consorcio Navelena”. Y busquen a ver si pueden otro soporte financiero mientras, día tras día, nuevos grandes ladrones de cuello blanco pasan por esos mismos titulares de prensa como comprometidos en el supe espectacular escándalo.

A mí me da mucha risa un comercial que hay por ahí asustando a gentes de clase media y baja con la cárcel por no hacer la cosas “a lo bien”, mientras se callan ladinamente que son precisamente los grandes consorcios y políticos del país y del mundo, a todos los niveles, quienes le meten la mano a la tesorería que guarda los pesos que se recogen con los impuestos en todas partes. Y recuerdo entonces muy bien un viejo grafiti de hace como 45 años que vi por lados de la Universidad Nacional, que definía perfectamente la tabla de valores en este endemoniado país: “Quien se roba un gallina es un delincuente, quien se roba miles de millones de pesos es del Incora”.

Acababa de pasar por esa instituciones que yo que ya no existe, un gran problema de desfalcos y contrataciones amañadas y, como siempre, a los de uñas largas de cuello blanco no les paso nada. Como no les va a pasar nada a muchos de los actuales comprometidos – que no son todos los que están, ni están todos los que son – en tantos casos de corrupción en este país, y entonces si hay que darle la razón a don Laureano Gómez, cuando desde hace muchos pero muchos años, decía con soberbia pero con mucho sentido de las cosas, que en este país somos unos tigres para aplicar la política oficial del “tapen, tapen, tapen”.

Pero la cosa es de tal catadura, que luego de varios y largos meses de conversación con la guerrilla ni siquiera unos pinches campamentos decentes les tenían armados a la tropa de las FARC para que se concentren mientras llega la hora del desarme real de éstos últimos. ¡No hay derecho! Pero eso sí, los titulares de prensa y el incensario de los columnistas soba chaquetas sobre las maravillas del proceso de paz no paran. Los dioses del Olimpo quieran que el gobierno le cumpla a los señores en tránsito de la dejación de las armas, porque lo que si sería el colmo es que esto de la paz que anhelamos tantos colombianos, sea otra gran empresa mediática que no queda en nada. ¡Podemos ser muy mentirosos y ladinos, pero hasta allá no podemos llegar!

LA REVOLUCIÓN DE LAS MUJERES…

La marcha al otro día de la posesión en la Presidencia de Estados Unidos de Donald Trump fue, sencillamente impresionante, y una muestra más de que cuando la base se siente tocada no hay establecimiento que pueda contener esas aguas desbordadas de soberbia e indignidad luego de muchos años de afrenta y humillación.  Las grabaciones conocidas del hoy presidente de los Estado Unidos con respecto a lo que él supuestamente podía hacer con cualquier mujer fueron ciertamente humillantes y expresión de un machismo extremo que solo se puede calificar de ignorante.

Pero la ignominia y el pisoteo de la dignidad de las mujeres y las minorías no se da solamente en Norteamérica y, a lo largo y ancho del mundo, el derecho de la mujer de tener un puesto debajo del sol en el mundo político y social es vilmente ignorado por unos hombres que manejan el poder como un dominio exclusivo de machos al que, si ellos quieren, les dan un trozo de participación a la mujer.

No sé porque justamente viendo esta movilización heroica y dignificante de las mujeres en varias ciudades de Estados Unidos, me acorde de la miserable y torticera jugada que en nuestro país y departamento de los supuestamente izquierdistas que el disque glorioso partido liberal le hicieran a las mujeres para dejarlas sin participación en las listas a las corporaciones públicas, en contra vía de lo que la Ley dice en el papel pero que nadie es capaz de hacer cumplir.

Tristemente el machismo tiene una larga historia arraigada en el judaísmo excluyente en los textos de lo que los dogmáticos “Antiguo Testamento”, en donde es más valiosa una cabra o una mesa que una mujer, en criterio de los personajes que se ponen en escena en esos escritos. Y no se puede desconocer que fue precisamente del judaísmo de donde el naciente catolicismo,  concretado en los primeros años de esta nueva, heredó el desprecio aberrante al puesto de la mujer en la sociedad.

Resulta increíble que aun hoy, en pleno siglo XXI, la iglesia crea con convicción torpe, que la mujer no pueda ejercer el sacerdocio,  que allí es solo un privilegio de los machos, algunos no muy machos, y por cierto bastante corrompidos cuando sodomizan infantes indefensos y son actores de muchos otros crimines de violación a la ética social, solo porque la tradición de muchos siglos de creencia religiosas, que siempre han sido aliadas del poder político a lo largo de los tiempos, así lo considera dogmáticamente.

El catolicismo no solo heredo una mala herencia teológica y de género de los hebreos testarudos sino igualmente de un imperio romano machista al cual más en donde en poder se heredaba por medio de trapisondas y asesinatos que derrumbaban un Emperador e imponía a uno nuevo. La fuerza y la rudeza como símbolo de hombría no fue solo una mala herencia de los primeros siglos de esta era, sino que se ha perpetuado en una serie de tradiciones culturales absurdas, que en canciones y presunciones infelices, hacen creen que algunas mujeres merecen ser asesinadas, o por alguna infidelidad real o imaginaria, o por cualquier otra cosa. Aberrante.

Nadie como el señor Trump para encarnar, en esa grabación con un amigo que fue filtrada, lo más ruin, miserable e indecoroso del machismo histórico, cuando con cinismo imperdonable se preciaba de que el no solo hacía con las damas lo que a él le daba la regalada ganas, sino que, aún más, ellas se sentían felices de que así fuera. Claro que si se filtraran conversaciones privadas de algunos dirigentes colombianos, a todos los niveles, la diferencia de tono no serían muchas. Ojala las mujeres de esta lado del mundo aprendieran de la determinación valerosa de las norteamericana y le dijeran a los dirigentes de todos los partidos de este tropical país que no van a poder seguir haciendo con ellas lo que gamonales de vieja estirpe quieran. Porque definitivamente bueno es cilantro, pero no tanto.

1 2 51
Page 1 of 51