COMERCIALIZABAN ESTUPEFACIENTES, EN PARQUES, CENTROS DEPORTIVOS, COLEGIOS Y VÍAS PÚBLICAS

Barbosa. La Policía Nacional a través de la Seccional de Investigación Criminal (SIJIN), Seccional de Inteligencia Policial (SIPOL) y en coordinación con la Fiscalía General de la Nación, desplegaron la operación denominada “2121”, en la cual se recopilaron los elementos materiales probatorios, evidencia física y pruebas testimoniales a lo largo de 10 meses, dando como resultado la desarticulación del grupo delincuencial “los 2121” en el que se capturaron 12 personas adultas y cuatro menores.

Gracias al trabajo interagencial con la Fiscalía General de la Nación se emitieron 16 órdenes de registro y allanamiento a diferentes inmuebles en la provincia de Vélez, los cuales eran usados como lugar de almacenamiento de diferentes tipos de drogas. En estos allanamientos se incautaron dos armas de fuego, diferentes sustancias estupefacientes y se inmovilizó una motocicleta la cual según las investigaciones era utilizada para realizar entregas a domicilio evadiendo así el control de las autoridades.

Modus operandi

Detalles de la investigación indicarían que “los 2121” utilizaban a menores para la distribución de dosis en los parques, entornos deportivos y escolares, al igual que en diferentes sitios de afluencia de público.

La zona de injerencia delictiva abarcaba los cascos urbanos y zonas rurales de Barbosa y Güepsa, afectando de este modo la seguridad y convivencia ciudadana, vulnerando derechos principalmente de niños niñas y adolescentes. Esta estructura delincuencial comercializaba alrededor de 4.000 dosis de todo tipo de sustancias estupefacientes, lo que les generaba ganancias que alcanzarían los 50 millones de pesos mensuales.

Los capturados fueron dejados a disposición de la Fiscalía Cuarta Seccional de Vélez por los delitos de tráfico, fabricación o porte de estupefacientes, concierto para delinquir, suministro a menor y uso de menores en la comisión de delitos. De ser hallados responsables, enfrentarían una pena que oscilaría entre los siete (7) y los dieciocho (18) años de prisión en centro carcelario.