Comuna de Opinión: ¡QUÉ MALA NOTA

Álvaro BELTRÁN PINZÓN

abpopinion@hotmail.com

alvaro_beltran_pinzonEn las últimas pruebas internacionales Pisa, consideradas el examen de calidad educativa más importante del mundo, Colombia ocupa el puesto 62 entre 65 países evaluados. A esta desalentadora circunstancia se agrega la desganada declaración de la Ministra de Educación Nacional en el sentido de que va a revisar el Informe para ver en qué se está fallando, como si fuera la primera noticia que recibe, luego de 4 años de ejercicio de su cargo, sobre la precariedad de nuestro sistema educativo.

Desde 2006, primer año en que participamos en este examen, los resultados han sido consistentemente desfavorables, lo cual indica que poco o nada se ha edificado para corregir esta inveterada realidad que coincide con las malas cifras de evolución en la competitividad general del país, registradas en las mediciones del Consejo Privado de Competitividad y de la CEPAL.

La opinión se ha centrado en atribuir nuestras falencias competitivas a la carencia de una infraestructura vial adecuada, y ha puesto oídos sordos al hecho de que el principal problema que impide un crecimiento armónico está en la insuficiencia y dispar calidad de la educación.

Justamente cuando se conmemoran los 150 años de la Constitución de Rionegro, se ha recordado la frustrada reforma instruccionista que de manera visionaria emprendió el Estado Soberano de Santander, bajo la inspiración de los eximios pedagogos Victoriano de Diego y Paredes y Dámaso Zapata. Se pretendía entonces que los educandos alcanzaran autonomía de pensamiento y adquirieran conocimientos y habilidades acordes con el desarrollo científico y tecnológico.

Es increíble que después de tanto tiempo aún representen singular derrotero las convicciones que animaban a los radicales de la época: “(…) seguimos una bandera política, si así puede llamarse, que sostendremos con firmeza i con entusiasmo mediante el amparo de la paz; consiste aquella en sostener el principio de que toda legislación, toda forma de gobierno son incompletas, son ineficaces, si la educación i la instrucción de las masas no van a la vanguardia de la lei preparando el camino de la moral i el progreso”.