CONSTRUYEN OBELISCO MASÓNICO EN LA ENTRADA AL VIADUCTO DE LA NOVENA EN BUCARAMANGA

construyen_obelisco_en_la_entrada_a_la_novenaEn el acceso Norte al Viaducto de La Novena se construye un obelisco con claros simbolismos masónicos, informo hoy el diario Vanguardia Liberal en su edición virtual. De acuerdo con el Secretario de Infraestructura local, Clemente León Olaya, este obelisco se ubicó en lo que será la entrada de un Parque Mirador que se construirá en el acceso Norte del Viaducto, justamente donde anteriormente estaba ubicado el Cementerio Libre construido y manejado por la Gran Logia de los Andes, como consecuencia de las épocas oscurantistas en que los cementerios establecidos hasta entonces, todos manejados por la iglesia católica, no admitía en su suelo a suicidas, personas no declaradamente católicos y algunos pocos reconocidos como masones.   

De acuerdo con el secretario de Infraestructura, Clemente León Olaya, esta estructura hace parte del diseño de un Parque Mirador que se va a construir en la zona verde de la entrada al puente por la calle 45. En efecto, el funcionario precisó a Vanguardia Liberal que en las próximas semanas se abriría el proceso de contratación del parque, que estaría ubicado en el costado suroccidental del cruce de la calle 45 con carrera novena. “La idea es que desde ese parque los bumangueses y turistas puedan apreciar la magnitud y majestuosidad del Viaducto de La Novena”, dijo León Olaya.

El funcionario explicó que el obelisco todavía está en etapa de construcción pues se tiene que enchapar. En los cuatro costados del obelisco se instalará una placa que será dada a conocer el próximo 9 de abril en la inauguración del puente atirantado. Y aunque el funcionario no precisó qué información llevarán las placas, expresó que “los obeliscos se colocan para destacar algo que ha sucedido en determinado lugar”. De manera que esta estructura sería, como quedo explicado líneas arriba, en memoria del Cementerio Universal que había en ese lugar. El redactor de la interesante nota vuelve a recordarnos que “ese lugar, era también llamado Cementerio Masónico, cuyo predio lo adquirió el Municipio para poder ejecutar el Viaducto de La Novena, y allí reposaban los restos mortales de más de dos mil personas, entre masones, judíos, protestantes, políticos, militares, poetas, suicidas, indigentes, entre otros. La información precisa que antes de demoler ese camposanto se hicieron las respectivas exhumaciones de todos los restos mortales.