Editorial:¿ARDE BARRANCABERMEJA?

Por Wilfredo Sierra Moreno.

wilfredo sierra morenoLa colocación de dos petardos en diferentes puntos de la ciudad de Barrancabermeja el pasado fin de semana, es la conclusión de un proceso de descomposición de la situación social y económica de un sector de la geografía regional  sobre la que se hacen muchos discursos formales pero que, en el fondo, no recibe un tratamiento realmente serio que ataque la raíz de los males del Puerto Petrolero.

Resulta una lastima que quienes se creen supuestos representantes del pueblo en las orillas del Rio Magdalena, nunca haya ido al fondo de la tragedia humanitaria y social que se vive en los barrios marginados de el populoso Puerto Petrolero, donde el hambre, la desnutrición, la enfermedad y la inseguridad campea de manera sorprendente. Que la ausencia del estado y sus representantes haya concluido en que un importante número de la  muchachada de esos sectores haya terminado en las pandillas, el vicio y el narcotráfico, es apenas una consecuencia de las salidas, equivocadas por supuesto, que buscan los seres en casos de extrema dificultad.

Bajo ningún pretexto queremos justificar la criminalidad y la violencia de allí ni de ninguna parte del país, pero no podemos quedarnos solamente en la represión y el combate a quieres son el producto de unos gérmenes, que si el Estado fuera serio, debería tratar de combatir de manera efectiva. Cuan bueno seria que quienes viven del discurso formal y de impresionar a través de titulares de prensa, fueran a convivir un par de días entre ese conjunto de casas formales y de papel en las cuales la angustia, el miedo, la tristeza y la desesperación  son el pan insustituible de todos los días.

Por supuesta la estrategia de ignorar el problema y, aun más, de esconderlo en los medios de comunicación no haciendo referencia seria a ellos, pueda servir para dar un sentido falso de seguridad y tranquilidad, pero eso, a la largo, no sirve de nada. Tarde que temprano las contradicciones y los conflictos salen a flote y muchas veces con peores consecuencia que si se hubiera buscado salidas a los problemas. ¿Será que lo podemos entender? Pues si miramos lo que ha pasado en los últimos años de  la vida social y política de Barrancabermeja, pareciera que no…