Editorial: BARRANCABERMEJA NECESITA CADA VEZ MÁS ATENCIÓN.

Por Wilfredo Sierra Moreno.

wilfredo sierra morenoHoy que registramos complacido el viaje del gobernador de Santander al Puerto Petrolero para revisar el adelanto  de importantes obras deportivas, queremos llamar la atención sobre una realidad social y económica del Puerto Petrolero, sobre todo en las barriadas, donde no siempre las necesidades, la angustia por el pan de cada día y la tensión de la inseguridad y la violencia, son atendidos suficientemente y la vida se hace, cada día, mas difícil.

Barrancabermeja ha tenido el atractivo especial de que por la acción de Ecopetrol en su suelo y la ampliación permanente de sus plantas de procesamiento, producen una constante  llegada de nuevos ciudadanos de otros contornos del país, que no siempre se pueden enganchar en la refinería y terminan aumentando los círculos de pobreza en los alrededores de la ciudad, y por supuesto, acrecentando los índices de marginalidad que tanto dolor y sufrimiento ocasionan.

No siempre las obras de cemento se traducen en bienestar para todos los miembros de una comunidad, y si bien es cierto las obras públicas producen importante generación de empleo, hay otros muchos miembros de la vida barranqueña a los que la respuesta a sus necesidades no les llega. Para rematar, una acción estatal que impulsar el control natal en la pobrería de nuestra región que es donde más se observa familias con muchos hijos, no se ve por ninguna parte, y el futuro de todos esos niños que llegan por cargaderas a la existencia no tiene precisamente un futuro seguro.

Casi siempre en todas las sociedades y ciudades del mundo hay dos caras de la vida consuetudinaria, la bonita de mostrar en los medios y las ruedas de prensa, y esa otra oscura, llena de miserias y restricciones en la que el hambre y  las necesidades capean y para los que no pareciera que hubiera alternativa alguna de futuro bueno. Sabemos, como no, que nuestras autoridades constituidas hace todo lo posible por llegar con obras y acción a muchos estamentos. Pero casi siempre, hay bastantes  que se quedan por fuera de la acción beneficiosa y efectiva del Estado. Desafortunadamente, así es la vida…