Editorial: CAE EL PAPA. GANAN LOS HALCONES…

Por Wilfredo Sierra Moreno.    

A quOLYMPUS DIGITAL CAMERAienes puedan creer ingenuamente que la renuncia del Papa Ratzinger realmente obedece a problema de “fuerzas personales  para continuar con sus labores”, hay que recordarles que este no es más que el desenlace de una soterrada guerra que “Los Halcones” -los sectores mas retardatarios y corruptos del vaticano- ,  venían desarrollando desde hace tiempo en su contra, que produjo, entre otras cosas, esas  filtraciones  de información adjudicadas a  su mayordomo  y una alarma de conspiración personal ya hace meses, en la que estuvo comprometido un alto prelado colombiano, entre otras muchas cosas que se han vendido registrando desde hace tiempo.

Aunque Ratzinger hizo parte de la guardia pretoriana de Juan Pablo II y fue siempre una de las cabezas más destacadas del Opus Dei, lo que se  puede inferir de sus actos durante su papado que no es un hombre corrupto y, por ejemplo, fue claramente partidario de adelantar una cruzada frontal contra los pederastas, afirmando incluso que compartía que fueran entregados al brazo de la justicia humana. Postura que por supuesta enardeció los ánimos del “halconato”,  que se refugia en una concepción medieval de su “intocabilidad” frente a la acción de los gobiernos civiles.

A quienes quieran saber como ha funcionado a lo largo de la historia ese tenebroso sector retardatario iglesia católica, les recomiendo volver a leer o hacerlo – a quienes no lo han hecho -, el libro “En el nombre de Dios”, que registra con pelos y señales como y porque fue envenenado el papa Juan Pablo I,  quien siendo igualmente un hombre íntegro, quiso poner orden en el bandidaje que tenia su máxima expresión en los negocios sucios del Banco Ambrosiano, acción que costo que su vida terminara en el día 33 de su pontificado. En las cosas del cielo como en los de la tierra,  luchar  contra el establecimiento es peligroso…

Se equivocan quienes ayer y hoy hablan de un “rejuvenecimiento” no solo físico sino doctrinal de la Iglesia católica, porque los Halcones, habiendo logrado  ganar “esta mano”  en su lucha contra los que atentan contra sus privilegios, no van a llegar desarmados al conclave. Es cierto, Ratzinger era conservador pero, repito,  no corrupto. Y por lo tanto incomodo al establecimiento tradicionalista de la curia romana. Y quitada la piedra en el zapato no se van a dejar meter un ladrillo en él. Por lo tanto debemos prepararnos para el regreso de los inquisidores, dogmáticos, arbitrarios y agresivos al gobierno de la esa curia. Lo que no quiere decir que ello pueda garantizar el refortalecimiento de su grey, que hoy  por hoy no traga tan entero como en el Edad Media…