Editorial: ¿CUÁNDO CUMPLIRÁ AUTOPISTAS DE SANTANDER?

Por Wilfredo Sierra Moreno.

untitled 55Definidamente a éste departamento y a ésta ciudad le va muy mal con ciertas entidades que, teóricamente existiendo para resolver los grandes problemas de vías que tenemos entre nosotros, nos toman y nos toman del pelo una, otra y mil veces, porque nos vieron la cara de soquetes para venir a hacer con nosotros lo que les da la gana. Es lo que pasa, por ejemplo con Autopistas de Santander, que habiendo terminado y puesto en funcionamiento algunas obras de ampliación de vías entre nosotros, con otras nos ha hecho un gran pistolón reiterativamente, sin que a la larga, pase nada con su desesperante incumplimiento.

Es lo que pasa, por ejemplo, con la ampliación a cuatro carriles de la vía que lleva a la costa y que en un primer trayecto debería terminar en el municipio de Rionegro.   Con el agravante que al demorar desesperantemente la adecuación en la comunicación con los barrios del norte de Bucaramanga, ha igualmente retrasado la entrada a esos barrios de Metrolinea, empantanando todos los proyecto de adecuación del transporte interno de la ciudad. Pero a pesar de que ya en varias ocasiones las autoridades de la ciudad y el departamento de Santander y hasta el Procurador General de la Nación se ha interesado en el tema, y los directivos de Autopistas de Santander han dicho que ahora sí, que “palabrita pa Dios” que ya arrancamos, el desembotellamiento de los trabajos en ese sector de la ciudad no se ven por ninguna parte.

El trazado inicial de la vía desde el sector de La Virgen hasta La Cemento, tiene la arandela de una gran cantidad de invasiones por parte de sectores populares a lado y lado de la carretera y, a pesar de que algunos abogados despistados dicen que Colombia tienes la justicia más ágil de Latinoamérica, en los Juzgados y mediante los procedimientos de Ley, los tramites no avanzan un centímetro para dar una solución pronta a las trabas que ese hecho representa para el proyecto, dándole justificaciones no muy claras a la firma concesionaria de los trabajos. Así las cosas, las pregunta es, ¿nunca, a pesar de las promesas de cumbiambera, vamos a poder ver cristalizada las obras en las que se comprometió Autopista de Santander?

Pareciera que con tan poderosa empresa, ni siquiera los poderes omnímodos del Procurador Ordoñez son capaces. ¿Habrá que contratar a un brujo cubano para ver si la hechicería ancestral logra lo que los rezos en latín  de las misas lefebristas no han logrado en este caso?  Si no lo sabe Dios, habrá que preguntarle al diablo…