Editorial: EL ENCANTO EMBAUCADOR DEL ATLÉTICO BUCARAMANGA

Por Wilfredo Sierra Moreno.

bg_profileNo le ha ido bien ciertamente a la ciudad de los parques con su equipo el Atlético Bucaramanga y, bajo diferentes dueños y técnicos, los leopardos no salen de la categoría  B del futbol restado colombiano y, posiblemente,  se quedaran ahí por un buen tiempo mientras, a una afición más que desilusionada se le siga manteniendo con ilusiones destempladas y promesas de “ahora sí”, que hacen recordar la fábula del pastorcito mentiroso.

Ahora, para iniciar el mes de la navidad, el profesor Bernardo Redín nos sale con la genial y embaucadora idea de que su objetivo como entrenador y el de las directivas del Club es estar en la final del 2014. ¿Sólo en la final? Durante muchas temporadas de la Segunda B nuestro equipo ha estado en la final y solo hemos logrado hacer un papel más que mediocre en esos cuadrangulares, sin que la calidad, la técnica, la garra y las ganas de salir de B se vea por ninguna parte.

Pero además hablar con un año de anticipación y sobre “posiblemente, tal vez, quien sabe cuándo”,  es un ejercicio más que ridículo y no muestra bien a quien cree que con cuenticos de hadas puede convencer a una ciudad y un departamento que ya están aburridos de trasegar con un equipo definitivamente mediocre, en el que las contrataciones serias para de verdad enfrentar con verraquera el anhelo de salir de túnel, no están al orden del día.

“La idea es este momento es ir metiendo al grupo en el cuento”, le dijo Redín a Vanguardia.com, pero uno se vería tentado a preguntarle al morocho orientador de la división amarilla, ¿a qué cuento es el que quiere meter a los jugadores, directivos y aficionados de esta sufrida ciudad que hace muchos años no tiene a su equipo del alma? Porque pareciera que al único cuento que saben meternos es al del pastorcito mentiroso, ese que interpreta muy bien Redín, cuando una vez más nos dice que el lobo viene, pero que va, mentira de mentiras…