Editorial: EMBARAZO JUVENIL Y TRABAJO INFANTIL DOS TEMAS PREOCUPANTES

Por Wilfredo Sierra Moreno.

wilfredo-sierra14Al comenzar hoy la semana de la sensibilización en cuanto al embarazo juvenil por parte de la Secretaria de Salud del Municipio de Bucaramanga,  nos parece digno destacar el esfuerzo que hacen los funcionarios públicos que le meten muela al problema, pero a su vez queremos reiterar que esos esfuerzos de quedan cortos cuando no son acompañados por todos los estamentos sociales, públicos y privados, y las mismas familias de las afectadas.

Cómo en el caso del trabajo infantil, los entes oficiales gastan mucha energía para concientizar a padres de familias y empleadores en lo monstruoso que es quitarle a un infante su niñez para convertirlo en un trabajador explotado, pero desafortunadamente es en la formación cultural de esos inconscientes que dicen llamarse padres donde está la raíz de una dolama que duelo, y mucho, al criterio saludable y moderno de sociedad en el mundo.

En el tema de la incontinencia sexual de nuestros y nuestras jóvenes, los factores son muchísimos y, como lo hemos dicho en otras ocasiones, la disfuncionalidad de los hogares modernos con progenitores separados y con 3, 4 o 5 uniones libres en tiempos relativamente cortos, no es un ejemplo precisamente muy edificante para pedir a los muchachos y las muchas ponderación en el manejo sexual. Si a eso le agregamos que los profesores no son propiamente los más experimentados y comprometidos en el manejo de la formación de nuestros hijos, las raíces sobre las cuales se puede trabajar en la corrección del problema no son precisamente las mejores.

Si además de eso le agregamos el atavismo religioso que miserablemente le dice a la sociedad moderna que la única razón de ser de la sexualidad es la reproducción y que es más delito usar el condón que quedar embarazada, tendremos un marco ideológico  dogmatico sobre el que es muy difícil construir una cultura de la sexualidad en los muchachos realmente madura. Puntualizo, no creo que la labor de nuestros funcionarios de la Secretaria de Educación Municipal sea intrascendente. No, es importantísima y mucho. Pero sería mucho mejor si los otros factores que confluyen en la generación del problema, también ayudaran, con responsabilidad, a buscar correctivos ciertos.