Editorial: ¿ES CIERTO QUE NO HAY GUERRILLA EN SANTANDER?

Por Wilfredo Sierra Moreno.

Ciertamente una de las funciones de toda autoridad legalmente constituida eswilfredo sierra moreno dar una cierta sensación de seguridad para garantizar el libre desarrollo de la actividad comercial y social de sus asociados, pero a los periodistas nos toca la difícil tarea de estar, todos los días, preguntándonos si tanta dicha que sale de los boletines de prensa de los órganos oficiales es verdad y si no hay, como suelo suceder, mas pensar con el deseo que cualquier otra cosa.

Es lo que sucede en el caso de la seguridad pública cuando, todos los días, nos hablan de que el departamento está totalmente blindados de guerrilla y paramilitares, pero no dejan de presentarse, de tiempo en tiempo, acciones que demuestras que los hechos no son el ciento por ciento así. Así, por ejemplo, hoy nos levantamos con desagradable noticia de que fueron muertos 10 soldados de nuestro ejército, 5 heridos y uno más desaparecido.

Se nos podrá decir que el hecho no sucedió precisamente en territorio del departamento de Santander, pero si en sus fronteras, y quienes hemos hecho del periodismo nuestro oficio toda la vida, sabemos perfectamente que estos núcleos de acción de la subversión hacen parte de unos corredores que abarcan amplias regiones, y que nuestro departamento, sobre todo en los contornos en donde acontecieron los sucesos, ha sido victima, en el pasado, de la acción subversiva.

Pero además resulta desafortunadamente sintomático de la acción de el ELN se de en el momento de que el grupo subversivo está pidiendo entrar en los diálogos de paz con el gobierno,  lo que haría suponer que la mejor forma de hablar de la disponibilidad al dialogo no fuera emboscando, matando y secuestrando soldados. Desafortunadamente, en ese mundo desconcertante de la guerra y de la paz, no siempre las cosas son lo que parecen, y la lógica ilógica de la subversión es arreciar con mas acciones delictivas cuando se esta en coqueteos de paz. ¡Que absurdo!

Tenemos que resaltar, por supuesto, la acción valerosa y denodada del ejercito con su Segunda División y la Quinta Brigada para garantizarnos la seguridad en materia de orden publico en los últimos meses, pero siempre hay que estar alerta, sobre todo cuando los intereses formales invitan a hablar más con el deseo que con los ojos bien abiertos sobre lo que esta pasando. Y no resulta muy aconsejable la desinformación para la opinión pública, sobre todo en materia tan delicada como ésta de la seguridad y la tranquilidad.