Editorial. LA FERIA DEL LIBRO DE LA UNAB.

Por Wilfredo Sierra Moreno.

WILFREDO SIERRA MORENOU-Libro, la Feria del Libro que anualmente hace la Universidad Autónoma de Bucaramanga, es una de esas actividades que hace parte del patrimonio cultural y social de nuestra querida ciudad bonita, y que destaca esa otra faceta del ser humano, el de su creatividad literaria, poética, artística, analista, de conceptualización sociológica, económica y política,  y que nos distancia un poco de la simple acción instintiva con la que, desafortunadamente, casi siempre nos mostramos los mortales.

La Universidad Autónoma de Bucaramanga fue un proyecto diseñado, desde sus inicios, por hombres libres y de buenas costumbres que entendieron que frente al ostracismo dogmatico que imperaba en nuestro medio, había que ofrecer a la muchacha de la ciudad y nuestro departamento, una posibilidad más amplia de concebir el mundo, donde el libre pensamiento y la investigación científica fueran un baluarte solido para proyectar a los futuros regentes de nuestra comunidad hacia una dimensión conceptuales más innovadoras y atrevidas, y, a decir verdad, la UNAB ha cumplido con creces su cometido.

Y ésta feria del libro que realiza año a año es quizá la mejor muestra del talante liberal y democrático de una institución que no ahorra esfuerzos para traer, todos los años, a los más claros y brillantes exponentes de la intelectualidad nacional e internacional, que no solo mediante sus obras sino igualmente mediante sus exposiciones brillantes en conferencias que le dan lustre a la institución, nos colocan en sintonía con los ultimo en los avances conceptuales en todos los órdenes de la investigación y la creación poética y literaria.

A la UNAB y a los organizadores de U-Libro, muchas pero muchas gracias por lo que este evento representa en el refrescamiento de la conceptualización racional en todos los órdenes. ¡Eso si es hacer patria!