Editorial: LA GOBERNADORA DE SAN ANDRÉS ISLAS EN LA GRAN LOGIA DE LOS ANDES…

Por Wilfredo Sierra Moreno.

wilfredo-sierra1Por especial cortesía de la gobernadora de San Andrés Islas y la gestión de un buen hermano de la fraternidad, Aury Socorro Guerrero Bowie, estará este viernes 4 de octubre en la sede de La Gran Logia de los Andes, liderando un conversatorio sobre las repercusiones del Fallo de la Haya para los pobladores de las islas del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, y claro, sobre la defensa de los derechos de las comunidades  raizales de esos territorios.

El conversatorio que comenzará a las 5 de tarde, promete ser muy ilustrativo, porque es la expresión particular de su gobernadora sobre la suerte de un pueblo y unos colombianos que, la verdad, a lo largo de la historia han estado tristemente olvidados de muchos gobiernos que han transitado por este muy típico país, y que se han comportado siempre, como si los isleños no fueran, de verdad, colombianos.

Ahora cuando los reclamos extraterritoriales de los nicaragüenses le dan un golpe fuerte a la dignidad y la soberanía nacional, sus gobernantes se rasgan las vestiduras, hay llanto y chirriar  de dientes, y todos nos acordamos que San Andrés y su mar aledaño es muy nuestro. Pero pareciera solo la alharaca del león herido.  Estemos de acuerdo en que no podemos hacerle el juego al expansionismo desafiante de Nicaragua y su gobernante “comunistoide”, y que se debe rodear al gobierno en sus acciones para defender nuestra soberanía.

Pero igualmente debemos reconocer que con San Andrés y sus islas cercanas se han cometidos omisiones de compromiso y sentimientos de verdadera solidaridad y respaldo a lo largo de los últimos años. Pero, claro, esperemos a ver cómo nos plantea todas estas cosas alguien tan autorizada como su propia gobernadora, que sin retoques interesados nos puede narran, en carne propia, como se siente este lio originado en el  Fallo de la Hay. Los esperamos este viernes en la Gran Logia de los Andes, para el conversatorio.