Editorial: LA LEY DEL MÁS FUERTE…

Por Wilfredo Sierra Moreno.

1a wilfredo sierra bbSoy de los que está profundamente convencido que por debajo de toda la condimentación con que se quieren presentar las sociedades actuales, con todos los cantos grandilocuentes sobre la modernidad, el respeto de los derechos humanos y las libertades económicas, sigue primando en el fondo de la vida política, económico y social del planeta la ley del más fuerte, aquella donde el que tiene el poder y las armas impone su razón, con todo y lo que los románticos de la civilidad nos quieran decir.

Desde la más lejana historia de la humanidad la presencia de los grandes imperios universales han sido posible gracias a la fuerza de las armas para imponer una cultura y una manera de pensar a los pueblos sometidos, y en esta supuesta deslumbrante modernidad del siglo XXI la fuerza armamentista de naciones como los Estados Unidos, China, Rusia y otras por ahí, demuestra que más allá de la retórica diplomática y de la exposición medio hipócrita de que solo la juridicidad puede resolver los pleitos de los pueblos, la practica les ha demostrado que son las armas las que tienen la última palabra.

Todas estas reflexiones me vienen a la mente cuando hoy las noticias nos hablan de este 26 de junio de 2015 como un viernes negro, luego de que ataques terroristas en tres diferentes continentes han dejado, tristemente, 50 muertos. Francia, Túnez y Kuwait han sido los centros de expresión de esta barbaridad moderna.  En Francia los terroristas que decapitaron un hombres depositaron una bandera del Estado Islámico (EI), señores estos últimos que en el transcurso de los recientes meses han demostrados que son los más primarios y sanguinarios guerreros y que, aun con la unión de los más modernos estados con los más sofisticados aparaticos de guerra, siguen creciente en su avance en el dominio de territorios y personas para su cavernaria y paleolítica concepción político – religiosa del mundo.

También dentro de los atentados terroristas de hoy, el de Kuwait, fue perpetrado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI), que asumió la autoría del hecho contra una mezquita chií en la capital kuwaití, que ha causado varios muertos y heridos. Posiblemente habrá muchos ingenuos sobre el planeta que creerán que con oraciones y buenos concejos los señores Yihadistas van a cambiar su forma de ser, pero las evidencias históricas demuestran que esta estrategia realmente perversa es la que han usado todo los imperios del mundo, desde el principio de los tiempos, para someter a gran parte del planeta. Si se tratara de ser bien pragmático y frio en análisis, con todo lo cruel de los hechos de este día, estos nuevos cruzados no están inventado nada nuevo en materia de expansión política y militar.

Y con el permiso de los románticos pacifistas que se rasgan las vestiduras pregonando un mundo donde ríos de miel y lecho corran abundantemente, o occidente se une integralmente en una guerra frontal para detener de una vez por todas a estos primates, o más temprano que tarde terminaremos dominados con las banderas y las creencias del EI. Nuestros abuelos solían decir que el camino del infierno está empedrado de buenas intenciones, y desafortudamente cierto tipo de idealistas son tan cerrados de cerebro, que solo despiertan a la dura realidad cuando es ya demasiado tarde. Es decir cuando tienen las cadenas y los grilletes en manos y cuellos.

Posiblemente el único gran aporte teórico que yo le reconozco al marxismo – leninismo, que como modelo de gobierno fue un gran desastre universal, es que logro precisar, con evidencia racional seria, que la violencia ha sido la gran partera de la historia de los hombres.  Los que piensan con el deseo se pueden horrorizar con esta afirmación, pero lo que la evidencia del estudio de las sociedades desde que como tal los hombres se organizaron, es que desde el garrote primario hasta el más sofisticado bombardero nuclear, tienen su puesto en la solides de un estado de cosas dentro de una cultura determinada.  Lo demás es estupidez mamerta…