Editorial: LA TRISTE SELECCIÓN COLOMBIA…

1aa wilfredoPor Wilfredo Sierra Moreno.

Con un sabor muy pero muy amargo terminamos los colombianos viendo el más que mediocre desempeño de la selección de fútbol de nuestro país en la Copa America Chile 2015, pero lo que es peor, en esa forma sutil que tienen los medios de comunicación para hacerse los locos y no profundizar en temas que deberían tener más crítica seria, se va a permitir que las cosas sigan como hasta ahora han venido, y el anciano señor José Néstor Pékerman continuara impasible en la dirección de un equipo, del que por el rendimiento inmediatamente anterior debería salir sin formula de juicio.

Pero aquí todo en el mundillo deportivo se arregla mediocremente, aunque no del todo inocentemente, porque luego de sabido las cosas sucias que se han visto en el gran escándalo de la FIFA, se puede concluir que detrás de las cosas aparentemente normales se esconcen intereses no muy claros que no siempre dejan saber cómo cuántos son los montos de los contratos que ciertos directores técnicos y futbolistas mantienen con las autoridades supuestamente muy limpias del futbol local, y no siempre los grandes comentaristas deportivos, que tienen indudables entronques con esa elite de no muy buenas costumbres que manejan las ligas nacionales, son capaces de poner los temas indiscutiblemente necesarios sobre la mesa.

Es indudable, por ejemplo, que los partidos de preparación que sostuvo la selección Colombia fue con equipos de verdadera “media panela”, y nadie entiende que el organismo rector del fútbol colombiano le haya permitido al desconcertante argentino que funge como director técnico de la selección, que haya procedido de manera tan irresponsable en la preparación de un equipo sobre el cual todo el país tenía grandes expectativas. ¿En dónde están los amarres en los negocios del técnico con la Federación de futbol colombiana que le permite al geriátrico entrenador hacer lo que le dé la gana con nuestro equipo nacional, sin que se le pida serias cuentas? Las respuestas, desde luego, no se van a dar… Desde que terminado el mundial de futbol nos dio por endiosar a José Néstor Pékerman, él tiene licencia para hacer lo que le dé la regalada gana con nuestro equipo y con nuestras expectativas nacionales.

Ahora bien, desafortunadamente los fanáticos de este deporte llegan a tal punto de irracionalidad conceptual que, por ejemplo, no son capaces de entender que su ídolo Falcao, después de su lesión, está definitivamente acabado. ¿Cómo puede un técnico dedicarse a tratar de rescatar la vigencia futbolista de un solo integrante de la selección en detrimento del rendimiento general de todo el equipo en un evento tan importante?  El ídolo con patas de barro del señor Pékerman tiene licencia de hacer lo que le dé la gana con nuestras aspiraciones, y no pasa nada. En cualquier otro parte del mundo el director técnico de nuestro equipo debería estar renunciado, pero aquí no, y ahora nos quiere engolosinar con la historia boba de que nos va a hacer campeones en el próximo mundial de futbol. ¡Increíble!

Pero parte de todo esto es de alguna forma responsabilidad de la prensa especializada que, como critique antes de empezar la Copa América Chile 2015, les dio por decirnos que estábamos ante el mejor equipo de fútbol del mundo.  ¡Hay Dios! Ahí tienen los resultados de tanto tropicalismo en la información, y posiblemente seguiremos sufriendo la mediocridad de los resultados de nuestro seleccionado nacional, que por supuesto esta alimentado por los publicistas y las mismas empresas patrocinadoras de este tipo de eventos que, como no, ganan mucho pero mucho dinero. Lástima que con tanta inconsecuencia no podamos hacer lo que se debería para resolver de una vez por todas nuestras dolencias deportivas: conseguirle un buen Ancianato en Colombia a José Néstor, para que termine con tranquilidad los años de vida que le quedan…