Editorial: LO DEL AEROPUERTO, ¿OTRO FALSO POSITIVO EN OBRAS?

Por Wilfredo Sierra Moreno.

wilfredo-sierra-moreno7-200x200Algunos buenos amigos me han llamado pesimista cuando expreso mis dudas en torno a la concreción efectiva de todas las obras que nos prometen los funcionarios de Bogotá cada vez que vienen de visita a la ciudad de Bucaramanga, pero ciertos  hechos puntuales de los que hoy se ventilo algo  en el Concejo de Bucaramanga con la presencia de parlamentario y la misma Ministra de Obras Públicas, hablan de que las dudas no son infundadas…

Con bombos y platillos nos vendieron la idea de que la modernización del Aeropuerto de Bucaramanga nos colocaría en la punta de lanza de de los terminales aéreos del mundo –grandilocuencia digna de los más consumados demagogos- y hoy resulta que al cambiar de entidad responsable de la obras en el Palonegro, la terminación de las obras  se va a quedar en veremos y un nuevo pistolón oficial le ofrecen a nuestros queridos coterráneos, con el más frio y desconcertante cinismo.

Al comenzar el presente gobierno el Presidente Juan Manuel Santos fue a Málaga e invocando la memoria de sus ancestros santandereanos prometió que al terminar su cuatrienio –entonces no pensaba en la reelección- la carretera de la capital de la  provincia de García Rovira  a los Curos estaría totalmente pavimentada. Hoy, cuando de sus primeros 4 años ya no queda sino una cuarta parte larga, de la tal obra no hay concluidos más que 3 pinches kilómetros, y eso que quienes viven por esos lados dicen que la cosas no es tan clara. Pues bien, ni el 5% de la promesa presidencial está cumplida y, así, con muchas obras más con las que nos han llenado de tontas ilusiones, como si esta fuera una región de majaderos caídos del zarzo.

Posiblemente de la reunión de hoy quedaran promesas encantadoras que la Ministra de Obras Públicas – que es una dura para vender ilusiones-  que mañana llenara –como siempre que vienen- los titulares de los principales medios de comunicación de la región, pero de ahí a concreciones ciertas, la cosa en bien larga. Pero bueno, estamos en campaña presidencial y las campañas se hacen a punta de promesas que nadie garantiza que se vayan a cumplir. Claro que si nos dieran realmente el 40% de todo lo que nos han ofrecido, la verdad todos estaríamos muy contentos. ¡Y hasta pensaríamos muy seriamente en votar la reelección de Santos!, para tener cuatro años más de promesas, promesas, promesas…