Editorial: LOS 20 AÑOS DE LA LOGIA SOLIDARIDAD NO. 12

Por Wilfredo Sierra Moreno.

wilfredo-sierra1Con tres conferencias magistrales la Logia Solidaridad No. 12 está celebrando, desde ayer y hasta mañana, sus 20 años de existencia dentro del seno de la Gran Logia de los Andes, una institución que durante muchos años se ha dedicado a formar en nuestro departamento a verdaderos hombres independientes y librepensadores para la formación de una raza que ha sido combativa, aguerrida y muy liberal en su pensamiento, a los largo de la historia de Colombia.

Con la masonería, desafortunadamente, durante muchos años se han cometido muchas injusticias de interpretación y comprensión de lo que ha sido su razón de ser en el contexto de la historia universal reciente, y el oscurantismo reinante durante mucho tiempo, llego a difundir la mentirosa y alucinantes especie de que era unos seguidores del mismísimo diablo. Calumnia de calumnias, esas y muchas otras distorsiones hicieron parte de una campaña de prestigio de quienes nunca han tolerado que existan hombres integrales de pensamiento científico, que no se someten, tan mansamente,  a las arbitrariedades conceptuales de quienes invocando, equivocadamente, pergaminos supuestamente divinos, querían pisotear la dignidad del hombre y de los pueblos.

Posiblemente la más grande perseguidora de la masonería fue la Iglesia Católica, que pertrechada en sus dogmas supuestamente inamovibles vio, en la independencia de carácter y de pensamiento de los masones, un peligro para una dictadura terrenal que no estaba justificada en ningún argumento racional serio. Hoy, cuando en Papa Francisco, con independencia de carácter que es digno de reconocer, ha puesto al descubierto tantas falencias y aun crímenes al interior de ese imperio no celestial sino muy terrenal y demasiado humano en todas sus equivocaciones, la lucha histórica de la masonería es convalidad históricamente,  y muestran hasta donde sus denuncias y reclamos tenían y tienen un razón fundamental y lógica de ser.

No se pueden predicar supuestas vocaciones espirituales como excusa para justificar la pederastia, la acumulación desbordada de riqueza, el poner el Banco del Vaticano al servicio de los dineros de las grandes mafias del mundo, enriquecerse personal y colectivamente de la forma más descarada, hacer de la arrogancia y la soberbia un contra discurso de la supuesta humildad cristiana, sin que eso tuviera que ser denuncia por mentes brillantes e inteligentes, que sin temor a las represalias  del santo oficio – amparado en el poder terrenal del que siempre se ha valido –  fueran una constante en la razón de ser de la masonería de lo largo de la historia.

La masonería en su esencia nos es anti católica, y una muestra de ello es que prestantes clérigos católicos romanos han sido miembros de esta augusta institución a lo largo de los tiempos, sin que tal condición fuera óbice para ser aceptados dentro de ella. La masonería es enemiga de mentira disfrazada de verdad, venga de donde viniera, y por eso también ha recibido a lo largo de la historia la persecución de los regímenes totalitarios, para quienes el pensamiento independiente y la verdadera democracia no existen.

Y lo que han hecho Logias con Solidaridad No. 12, y muchas otras a lo largo del mundo en los últimos años,  es precisamente aumentar el templo de esos hombres libres  y de buenas costumbres, que entienden, sin ningún temor,  que solo una verdad transparente, la libertad de pensamiento, y el rechazo de la mentira y de la farsa, es la única forma digna de formar una familia, una sociedad, una patria y un mundo en el que se pueda vivir dignamente. A Solidaridad No. 12, mil gracias por lo que hacho en nuestro bien en los últimos 20 años.