Editorial: LOS FASCISTAS DE LAS IGLESIAS CRISTIANAS….

Por Wilfredo Sierra Moreno.

descarga (6)Lo que nos faltaba… el pomposamente denominado concejal de la familia Marco Fidel Ramírez, caracterizado por ser uno de los más retardatarios exponentes de la religiosidad fanática, ha empezado una campaña para pedir que  se vete el nuevo video de la cantante Shakira, ‘Can´t remember to forget you’, que ya cuenta con más de 52 millones de visitas en su canal de Youtube, porque -según él- contiene un peligroso mensaje para los jóvenes, ya que se incita al tabaquismo y el lesbianismo.

En un mundo informático donde no solo por internet sino por todos los canales de televisión del planeta corren imágenes musicales y dramáticas que realmente si son pornográficas, hacer un escándalo por un video muy bien hecho que, claro, tiene unos altos contenidos eróticos, es la expresión del más crudo fanatismo e incitación a la censura y el veto social, que nos hacen recordar en la historia del mundo a los más peligrosos fascistas, intolerantes y dogmáticos, que querían controlar todos los medios de comunicación para lavarle el cerebro a las masas inyectándoles un solo mensaje, el de las secta o el grupo fanático dominante del  momento.

Carente de autocrítica real, estos moralistas de última hora no quieren ver las aberraciones que los “cristianos puros”, como  la señora Piraquive que en el nombre de Dios hace la más miserable discriminación de los discapacitados del mundo,  o las gracias del señor pastor de una iglesia en Panto, de esas que se llaman cristianas, que en la antesala de la celebración del culto tenía la apasionada costumbre de tener desbordantes encuentros sexuales con algunas de sus feligreses, como queriendo ensayar una versión más práctica del supuesto amor divino, expresión que es tan frecuente en labios de estos hipócritas religiosos. Eso, señor Marco Fidel Ramírez ¿no es más aberrante y vulgar, que el fogoso video de esas dos hermosísimas mujeres?

Desafortunadamente detrás de la libertad de cultos los sectores evangélicos están pretendiendo imponerle a la nación una seudomoral más recalcitrante y soberbia que la que en su tiempo instauro la Iglesia Católica, con Inquisición y todo, y eso los sectores democráticos y librepensadores de éste país no lo podemos permitir. Habiendo ganado importante espacios políticos –cosa que no criticamos- los cristianos de todas las denominaciones han logrado llegar a cargos de responsabilidad gubernativa en ciertas áreas del país, en donde por encima de la supuesta constitución laica de nuestra sociedad, aplican criterios de segregación peligrosos que podrían ser, no se puede olvidar, el origen de males mayores.

A esta alturas de la vida hacer escandalo con las tendencias homosexuales o lesbianas de mujeres y hombres, jóvenes o viejos, no es más que un anacronismo estúpido, y solo muestra lo reducido del cerebro de unos seres a los que convencieron que todo, ciencia, realidad e interacciones humanas, está definido en la Biblia, cosa tan absurda y torpe que no merece ni siquiera discusión. Pero de ahí a que la estupidez de unos pocos se la quieran imponer a toda una nación, hay un paso que no se da tan alegremente como algunos pretenden. Y ciertamente, como ha sido a lo largo de la historia de la humanidad, no todos vamos a estar dispuestos que tal calidad de trogloditas nos apliquen su ley a la fuerza.