Editorial: NO HABRÁ DONDE DEPOSITAR LAS BASURAS…

Por Wilfredo Sierra Moreno.

wilfredo sierra morenoAunque parezca increíble, después de muchos meses en donde las entidades de control han hecho severas advertencias sobre el estado inminente de cierre definitivo de El Carrasco por inconvenientes técnicos además de serios problemas de contaminación que este  deposito final de desechos genera, los alcalde del área de influencia de la ciudad de Bucaramanga no han tomado una decisión para encontrar un nuevo despistito de basuras.

Y decimos que nos parece increíble porque si algo debe ser la prioridad de las autoridades oficiales es la de garantizar un estado ambiental de sus ciudades que no genere ningún riesgo de contaminación, prioridad que está, sin lugar a dudas, por encima de cualquier otra consideración. Pero a  pesar que la Procuraduría General de la Nación y las Contralorías locales han hecho precisas advertencias sobre las implicaciones legales de no atender inmediatamente la emergencia, los llamados de atención has sido como clamar en el desierto…

Si ha ésta situación se agrega el desorden y el casi total fracaso en la implementación del reciclaje en el área metropolitano de Bucaramanga, uno tiene que concluir que una precisa deficiencia se está dando en la entidad encargada de manejar este tema, insuficiencia de cumplimiento que no se puede ocultar detrás de boletines de prensa idealista y posturas tercas y arrogantes que quieren tapara el sol con las manos.

No es justo que a una ciudad que gracias a otros factores de desarrollo se ha convertido en una urbe milagro que atrae la atención de inversionistas y ciudadanos en general que vienen a residir con entusiasmo a su suelo, tenga que ser sometida a un tratamiento tan desafortunado en materia del manejo de sus desechos. Manejo que además, tiene muchas pero muchas cosas por explicar…