Editorial: ¿UNA SANTANDEREANA BIEN SANTANDEREANA?

Por Wilfredo Sierra Moreno.  

descarga11El Presidente Santos, genio y figura hasta la sepultura, en uno más de sus habilidosos lances de jugador de poker, nombro en su nuevo gabinete ministerial a funcionarios nominalmente de varias regiones del país pero que, en la practica, han sido provincianos bogotanizados por su larga permanencia en la capital de la república y que, en ultimas, son parte de su estilo de gobernar con rolos de su rosca personal.

Para santander nuestro mandatario nos sorprendía con el nombre de Luz Helena Sarmiento, una tecnócrata de carrera que es tan incolora e insensible como todos esos genios de las nominas de entidades técnicas, que solo responden  a fríos y calculados conceptos trasnacionales. Pero conociendo como al parecer conocemos a nuestro calculador Presidente de la República, no  seria nada raro que ese nombramiento en el ministerio del Medio Ambiente, fuera una carta habilidosamente jugada para imponernos, en el Páramo de Santurban, a las multinacionales explotadoras de oro con las que él, y su gobierno, tiene grandes compromisos.

Formalmente, los santandereanos deberíamos estar agradecidos por este nombramiento y tendríamos que salir, en retribución, a votar en masa por su obsesiva reelección, pero nos asiste la maliciosa presunción que ésta santandereana no es tan santandereana como todos por estos lados quisieramos. No nos hagamos ilusiones, las 4 o 5 caras nuevas en los ministerios son más de lo mismo: exponentes de la gran plutocracia y élite política del país a la que en el fondo no le concierne sino sus particulares intereses. Pero, por su puesto, deseo ardientemente que yo este totalmente equivocado…