EJÉRCITO NACIONAL AYUDARÁ AL GOBIERNO SOCIAL DE BUCARAMANGA EN SU LUCHA CONTRA LOS INVASORES DE TIERRAS

El Gobierno Social de Luis Francisco Bohórquez Pedraza fortaleció un nuevo frente de lucha contra la ilegalidad en la ciudad.

alcladiaCon su presencia operativa, la Policía, y el Ejército Nacional, de manera especial, frenarán el avance de los invasores de tierras en Bucaramanga. El anunció lo hizo el alcalde Luis Francisco Bohórquez Pedraza, al concluir el Consejo de Seguridad. El Mandatario de los bumangueses dijo que “estos comerciantes ilegales de la tierra están ubicándose allá por la orilla del río, cerca de Villas de San Ignacio, en el sector norte de la ciudad, y también en la carretera que nos conduce al embalse de Bucaramanga”.

Bohórquez Pedraza explicó: “se ha tomado una muy buena medida en el entorno del Consejo de Seguridad, el compromiso del Ejército Nacional en las periferias de Bucaramanga para poder responder también a estos ilegales invasores…”. “No obstante el esfuerzo del Gobierno de brindar vivienda gratuita para las personas que están en la periferia de la ciudad, estos señores se dedican a comercializar esos ranchos y esas viviendas subnormales que van a abandonar, para ir al programa de Vivienda de Interés Prioritario, VIP”, denunció el Alcalde.

“Queremos evitar todo este tipo de situaciones, todo este tipo de comercio ilegal. Nuestro Ejército Nacional y por supuesto, la Policía, que está comprometida con este tema, vamos a tener en la zona rural, el apoyo del Ejército Nacional”, explicó el Jefe del Ejecutivo Local.

PADRES DE MENORES QUE REINCIDAN EN VIOLACIONES AL TOQUE DE QUEDA PODRÍAN PERDER LA CUSTODIA DE SUS HIJOS

alcladia bEl Gobierno Social de Luis Francisco Bohórquez Pedraza le pedirá al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, ICBF, que actué de manera fuerte y contundente contra los menores de edad y sus padres que no quieren acatar el toque de queda en la ciudad. Esa actuación podría llegar inclusive hasta intervenir las custodias que esos padres irresponsables tienen sobre sus hijos, pese a que desde el pasado 4 de febrero de 2012 se implementó esa norma en la capital santandereana.

René Rodrigo Garzón Martínez, secretario del Interior, explicó que el llamado toque de queda beneficia a los niños y los protege, pero sobre todo ayuda a la convivencia y la seguridad en Bucaramanga. Garzón Martínez informó esta mañana, durante el Consejo de Seguridad, que entre el 22 de febrero y el 19 de julio fueron conducidos 518 menores ante la Comisaría de Familia, por evadir dicha norma.

La cifra es preocupante si se compara con lo ocurrido entre marzo y julio de 2012, cuando fueron conducidos 500 menores por un comportamiento similar. Es decir, que los menores siguen reincidiendo en su comportamiento.