EL EXDIRECTOR DE LA CIA TESTIFICÓ SOBRE LAS SUPUESTAS RELACIONES DE LA CAMPAÑA DE TRUMP CON RUSIA

John O. Brennan, exdirector de la CIA, testificó durante una audiencia del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes del Congreso de Estados Unidos, el martes en Washington. Credit Al Drago/The New York Times

Tomado de The New York Times. Por MATT APUZZO 23 de mayo de 2017 https://www.nytimes.com/es/ WASHINGTON – John Brennan, exdirector de la CIA, dijo que mientras los hackers y propagandistas rusos trataban de manipular las elecciones estadounidenses del año pasado, la agencia que él lideraba descubrió una serie de contactos sospechosos entre funcionarios del gobierno ruso y miembros de la campaña de Donald Trump.

Fue la primera vez que Brennan reconoció públicamente que le preocupaban los posibles vínculos entre Moscú y el equipo del ahora presidente estadounidense, y un indicio del origen de una investigación que ha resultado en varias controversias para el gobierno de Trump.

En un testimonio ante el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes este martes, Brennan describió el estado de nerviosismo que experimentaron las autoridades estadounidenses cuando se dieron cuenta de que las elecciones estaban bajo ataque, y que temían que miembros de la campaña de Trump pudieran estar ayudando a los hackers. Hasta este momento, su testimonio es la versión pública más completa del origen de la investigación del FBI que continúa ensombreciendo al gobierno de Trump.

“Sé lo que los rusos tratan de hacer. Ellos intentan sobornar a los individuos y tratan de lograr que esas personas, incluyendo a ciudadanos de Estados Unidos, actúen en su nombre, involuntariamente o no”, dijo Brennan. Cuando dejó el cargo en enero, dijo: “Tenía muchas dudas en mi mente sobre si los rusos habían tenido éxito en conseguir que los estadounidenses participaran en la campaña o no”.

Brennan reconoció que no sabía si la campaña de Trump actuó en connivencia con agentes rusos y dijo que los contactos podrían haber sido inofensivos. Pero su confirmación sobre esa relación ha sido la última revelación sobre los posibles vínculos de los colaboradores de Trump con Rusia.

Las agencias de inteligencia estadounidenses han concluido que el presidente ruso, Vladimir Putin, intentó afectar la candidatura de Hillary Clinton y ayudar a Trump. El 4 de agosto, como evidencia de esa campaña, Brennan le advirtió a Alexander Bortnikov, director del Servicio de Seguridad Federal de Rusia –conocido como el FSB–, que no se inmiscuyera en las elecciones. Le dijo que no solo perjudicaría las relaciones entre los dos países, sino que lo más seguro era que le saldría el tiro por la culata.

La advertencia de Brennan fue inútil. Aunque las agencias de inteligencia creen que Rusia interfirió directamente con la elección, esto se ha vuelto un tema muy controversial: los demócratas se han mostrado más dispuestos a aceptar los informes de las agencias que los republicanos. Trump ha declarado que el caso de Rusia es un ejemplo de “noticias falsas” y trató de socavar las conclusiones de sus propios servicios de inteligencia.

A fines de julio, las autoridades conformaron un grupo de funcionarios de la NSA, la CIA y el FBI con el fin de investigar las supuestas interferencias en las elecciones. Aunque la información se mantuvo en secreto, el FBI tomó la iniciativa de investigar los posibles nexos, dijo Brennan.

Esa investigación después fue encabezada por James Comey, quien fue despedido como director del FBI el 9 de mayo pasado por Trump, quien declaró que habría tenido en mente la investigación sobre posible colusión cuando tomó la decisión de destituir a Comey. Eso ha despertado temores de que intentara obstruir la justicia.