EL ORGANISMO MUNDIAL DE NORMAS ALIMENTARIAS CUMPLE MEDIO SIGLO

Los países elogian la labor del Codex Alimentarius en su 50º aniversario

fao julio 33 de julio de 2013, Santiago de Chile – El Codex Alimentarius, el máximo organismo mundial de normas alimentarias para la protección de los consumidores y la garantía de prácticas equitativas en el comercio internacional de alimentos, ha celebrado su 50º aniversario. Con este motivo, los Directores Generales de la FAO y la OMS y los gobiernos nacionales se han unido en elogiar sus beneficios. “Hoy en día, las normas del Codex son las normas de referencia para la inocuidad de los alimentos. No hay competencia”, aseguró la Directora General de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margaret Chan, al intervenir ante la Comisión del Codex Alimentarius, en su reunión anual. “Son reconocidas internacionalmente como las mejores, en cualquier punto a lo largo de la cadena alimentaria”.

Chan añadió que el programa conjunto FAO-OMS, fundado en 1963, es” uno de los acuerdos de colaboración de más larga duración en la familia de las Naciones Unidas, y ha sido profundamente eficaz”. El Director General de la FAO, José Graziano da Silva, señaló por su parte que: “el Codex Alimentarius es tan relevante hoy como cuando fue creado. El Codex ayuda a mejorar el acceso a alimentos sanos y nutritivos, y proporciona normas para guiar a las personas que dependen directamente de la agricultura y del sistema alimentario para su sustento”.

“La inocuidad de los alimentos -añadió- también es importante para el objetivo global de la FAO de erradicar el hambre y la desnutrición, ya que la gente no puede contar con seguridad alimentaria, si su comida no es inocua”.  El Codex Alimentarius (código de los alimentos, en latín) es un compendio de normas alimentarias internacionales, directrices y códigos de conducta destinados a proteger la salud de los consumidores y asegurar prácticas equitativas en el comercio de alimentos. Las normas armonizadas ayudan a eliminar las barreras comerciales y permiten mayor libertad de movimiento de los alimentos entre países, a la vez que protegen la salud de los consumidores.