EN LA GUERRA NO HAY GANADORES, SOLO VÍCTIMAS

Viviendo con el enemigo relata, desde una perspectiva muy humana, la complejidad de la guerra y la psicología de las relaciones de pareja. Protagonizada por la nominada al Premio de la Academia Keira Knightley (El código enigma), el ganador del Premio Emmy Alexander Skarsgård (La leyenda de Tarzán) y Jason Clark (El planeta de los simios: Confrontación). Este filme está basado en el best seller internacional The Aftermath escrito por Rhidian Brook. Estreno en salas de cine colombianas el 25 de abril.

Bogotá, abril de 2019 – En Viviendo con el enemigo, en la época de posguerra, personas de bandos enemigos, ingleses y alemanes, deciden compartir su techo en la destruida ciudad de Hamburgo. Dos familias con el corazón destrozado por las consecuencias de la guerra terminan conviviendo en medio de la desconfianza mientras cada uno atraviesa un duelo individual luego de las pérdidas propias de un conflicto bélico. Un contexto que abre espacio a un triángulo amoroso, a la traición, el perdón y la reconciliación. Esta historia, que se estrena el 25 de abril en los cines colombianos, es protagonizada por Keira Knightley, Alexander Skarsgård y Jason Clark.

El director James Kent (Testamento de juventud) muestra, a lo largo de la producción, las ruinas que dejó el final de un conflicto bélico. También expone las numerosas y fuertes similitudes que tienen la guerra y el amor. Tanto Kent como los protagonistas del filme han afirmado en diversas entrevistas que, aunque la historia transcurre en el año 1946, aborda situaciones actuales de las relaciones y los conflictos sociales, así como algunos valores que la sociedad ha dejado de lado, como el perdón y la reconciliación.

Viviendo con el enemigo detalla, desde una perspectiva muy humana, la complejidad de la guerra y la psicología de las personas, en las que no se pueden establecer únicamente dos bandos -buenos y malos-, pues hay víctimas de lado y lado. En este drama se muestra el dolor que cada personaje carga a causa del conflicto. Lewis (Jason Clark) y Rachael (Keira Knightley) sufren por la pérdida de su hijo en medio de un bombardeo en Londres, pero tienen percepciones diferentes de su enemigo y de su duelo. Lewis, por su lado, no muestra dolor o sentimientos frente a esta pena, lo que le hace alejarse de su esposa quien  se siente sola en el duelo y con desconfianza de estar en tierra enemiga. En paralelo, el personaje Stefan Lubert (Alexander Skarsgård) perdió a su esposa por las bombas que los Aliados dejaron caer en Alemania.

La historia crea una atmósfera que invita a los espectadores a cuestionarse cómo, luego de un trauma, se empieza a vivir de nuevo. Los personajes están en un punto donde tienen que reconstruir todo, incluso a sí mismos y sus relaciones. “Me gustó la idea de que este hombre encuentra la manera de sobreponerse a este desastre total, que es reflejado por la Segunda Guerra Mundial, la devastación causada en Europa y por su propia guerra personal, que se libra en su interior y con su familia”, afirma Jason Clarke sobre su personaje, el coronel británico. Al final, luego del conflicto y sus pérdidas, cada personaje, e incluso los países involucrados, encuentran lo necesario para reconstruirse y sobreponerse.

La empatía es el hilo conductor de esta historia de crecimiento, amor y percepciones; de cómo crecemos y generamos vínculos al vernos reflejados en el otro para dejar el odio. En esa medida, aunque los hechos narrados son del pasado, también se aplica a situaciones actuales a lo largo y ancho del mundo. Viviendo con el enemigo trata sobre los corazones y el sentido de responsabilidad individual.

FICHA TÉCNICA

Título: VIVIENDO CON EL ENEMIGO

Titulo original: The Aftermath

Fecha de estreno: Abril 25 del 2019

Director: James Kent

Reparto: Keira Knightley, Alexander Skarsgård, Jason Clarke

Género: Drama

País: Estados Unidos

Idioma original: Inglés

Sinopsis: Viviendo con el enemigo se ubica en Hamburgo, inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial. Gran parte de la ciudad quedó borrada del mapa por los bombardeos de aliados en 1943 cuando más de cuarenta mil personas murieron, la mayor parte de ellas civiles alemanes, que no hacían parte de la guerra. Después de esto, miles de ellos vivían en la calles o en las ruinas de lo que alguna vez fue su hogar. El coronel británico Lewis Morgan (Jason Clarke) llega a esta ciudad germana para ayudar en su reconstrucción, en compañía de su esposa Rachel (Keira Knightley). Su nuevo hogar es ahora la mansión requisada de un alemán, Stefan Lubert (Alexander Skarsgård), con quien decide compartirla en vez de dejarlo en la calle. El pesado ambiente, la enemistad y el dolor que surgen de esta convivencia, le ceden el paso a la pasión y la traición.