EN LA UIS, EL AGUA SE TOMÓ LA PALABRA

Con el conversatorio “El Agua tiene la palabra”, varias exposiciones de caricatura y sesiones de caricatura fisonómica este viernes comenzó de lleno el Festival Internacional de la Caricatura “El agua tiene memoria”, un evento apoyado por la Universidad Industrial de Santander y entidades locales y regionales.

Con las intervenciones de Ati Quigua, indígena arhuaca activista política, ambientalista, integrante de la Comisión Asesora de Paz; la senadora Aída Avella, presidenta de la Unión Patriótica; la caricaturista Adriana Mosquera “Nany”, residenciada en España, autora de la tira cómica Magola; Francia Elena Márquez, activista líder afrocolombiana, y Gloria Inés Flórez, exparlamentaria andina defensora de derechos humanos se realizó este encuentro en defensa del agua. Durante el conversatorio, mientras las mujeres hacían sus exposiciones, el maestro Calarcá dibujaba sus caricaturas.

Ati Quigua, mujer indígena promotora de los derechos de la naturaleza, magíster en gobierno y política pública, doctora en derecho y comisionada indígena para la paz de Colombia, exconcejal de Bogotá y autora de la iniciativa de acuerdo del agua mínimo vital de la capital, habló sobre el agua, la tierra, la vida por la preservación y defensa del territorio. Ati Quigua compartió su mirada desde nuestros pueblos indígenas, su visión del mundo de la Sierra Nevada de Santa Marta y su mito de la creación, donde primero solo estaba el mar, que era la madre. El mar es el gran útero de la humanidad, el agua, el origen, la fuente.

Ati Quigua destacó que “cuando hablamos de democracia hablamos de una democracia ambiental intercultural; cuando hablamos de economía hablamos de que la principal economía de nuestro país es la economía de la naturaleza. Sobre la economía de la naturaleza descansa la economía de subsistencia y no podemos en Colombia seguir sacrificando la economía de la subsistencia y la economía de la naturaleza para satisfacer la economía de mercado”.

Trajo a colación el tema de La Guajira, donde tres empresas británicas se gastan 17 millones de metros cúbicos diarios de agua mientras los niños mueren de sed; esa es la geopolítica del hambre y la sed del país. La representante arhuaca dijo que “la violencia no es solo de los asesinatos selectivos y sistemáticos a los líderes sociales y ambientales, también es una violencia estructural, el racismo, la exclusión la discriminación histórica; de ahí la importancia de escuchar nuevas voces; pero la violencia también es simbólica y cultural, es cognitiva, epistémica, con la exclusión sistemática de los saberes locales y es allí, en esa violencia más sutil pero la más profunda, donde se puede construir nuevo país”.

Por su parte, Aída Avella, senadora de la República por la lista de Los Decentes y presidenta de la Unión Patriótica, dijo: “Estamos aquí para discutir el derecho al agua. Ese derecho que algunos quieren conculcar, privatizando lo que es de todos”. Mencionó las grandes batallas en Cochabamba, Bolivia, donde los indígenas cansados de que les vendieran su agua resolvieron llegar a la presidencia de la República y lo lograron. Señaló que “también venimos a hablar de la defensa de nuestros páramos”. Dijo que los páramos son de todos. Y si no hay agua no hay vida y si no hay vida no hay ningún otro derecho. Por eso nos encontramos felices en Santander y las veces que haya que venir para acompañarlos por la defensa del páramo, del agua, de la naturaleza y el ambiente aquí estaremos”, dijo la senadora Avella.

A su vez, la caricaturista Adriana Mosquera, “Nany”, quien vive en España, autora de la tira cómica Magola, en El Espectador, bióloga, diseñadora y escritora, fue el componente más gráfico del conversatorio. “Para mí es muy importante el tema ecológico y la educación es lo más importante para una sociedad.

‘Nany’ se preguntó: ¿Cuál es la importancia de la caricatura en este propósito? y dijo que “la caricatura no se necesita leer, el chico ve el dibujito y se queda con él, se ríe y cuando llega a su casa reflexiona sobre lo que dice; la ventaja de la caricatura es que tiene ese poder de quedarse en tu cabeza dando vueltas. Y eso es importantísimo para las nuevas generaciones que cogen por primera vez un periódico. Entonces a partir de la educación es que podemos empezar a ser mejores personas a tener solidaridad”.

Francia Elena Márquez, activista líder afrocolombiana, premio nacional a la defensa de los derechos humanos 2018, en su intervención destacó: “Yo tengo las huellas de mis ancestros a quienes obligaron a hacer minería. Desde el norte del Cauca están las haciendas esclavistas donde están nuestros mayores esclavizados”. Dijo que “Aquí se habla de secuestros, pero el primero fue el secuestro de nuestros ancestros; si hablamos de comercio internacional, el primero fue la trata de humanos, de esclavos. Por eso desde ahí también se ha creado una resistencia del pueblo, por la vida, por la autonomía, por otro modelo económico”.

El conversatorio prosiguió con la intervención de Gloria Inés Flórez, defensora de derechos humanos, y a continuación el intercambio de ideas y conceptos entre los asistentes y las expositoras. El Festival Internacional de Caricatura por la defensa del agua se extenderá con una extensa programación por diversos sitios de la ciudad hasta el domingo 26 de agosto.