ERRADICAR EL TRABAJO INFANTIL AGRÍCOLA UNA FORMA DE ROMPER EL CICLO DE LA POBREZA DICE LA FAO

Sector agrícola concentra el 48% de niños y niñas que trabajan en América Latina y el Caribe. La agricultura es uno de los sectores más riesgosos para la salud infantil, donde se producen cerca de la mitad de los accidentes mortales en este rubro.

DibujoTrabajo infantil - niña trabajando 17 de noviembre de 2013, Santiago de Chile.- La adopción de medidas en pro de la erradicación del trabajo infantil en la agricultura podría impactar positivamente en la interrupción del ciclo de la pobreza que afecta a los sectores rurales de América Latina y el Caribe, según señala la segunda Nota sobre Trabajo Rural, elaborada por la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT). De acuerdo al informe, en América Latina y el Caribe 12,5 millones de niños trabajan. Al igual como ocurre en el resto del mundo, el sector agrícola es el que agrupa a la mayor cantidad de niños en trabajo infantil en la Región (48%), con importantes diferencias entre la Región Andina: 61.5%; Mesoamérica: 42.7%; y el Cono Sur: 38.4%.

Según la FAO y la OIT, la mayoría de los niños que trabajan en labores agrícolas habita en zonas rurales y no recibe remuneración por sus faenas, ya que trabajan principalmente apoyando a sus padres o familiares en el trabajo independiente o en la pequeña agricultura. “La única solución real para evitar que los niños trabajen es avanzar en la erradicación de la pobreza, la inseguridad alimentaria y la exclusión social”, explicó el Representante Regional de la FAO, Raúl Benítez, quien además destacó que “a corto plazo existen medidas legales, de educación y sensibilización que los gobiernos pueden implementar para garantizar que los niños permanezcan en las escuelas y no se expongan a los riesgos del trabajo”.

La Directora Regional de la OIT para América Latina y el Caribe, Elizabeth Tinoco, recalcó que “la persistencia del trabajo infantil agrícola revela que se han registrado pocos avances en el medio rural” y planteó que es importante “desarrollar estrategias especialmente diseñadas para abordar la situación de los niños en el campo, incluyendo generar oportunidades de trabajo decente para sus padres”.