EXTINCIÓN DE DOMINIO A CUATRO INMUEBLES DE LA BANDA DELINCUENCIAL “LOS TINOS”

Estas viviendas eran utilizadas para la venta de sustancias estupefacientes en menores cantidades

San Gil. En el marco de la tercera fase del plan choque ‘el que la hace la paga’ de la Presidencia de la República y la estrategia de la Policía Nacional #ConstruyendoSeguridad, el Departamento de Policía Santander a través de la Seccional de Investigación Criminal SIJIN en coordinación con la Fiscalía General de la Nación ejecutaron la operación denominada “HIMALAYA” donde se logró la extinción de dominio de cuatro inmuebles los cuales eran utilizados para el almacenamiento, dosificación, distribución y venta de sustancias estupefacientes en menores cantidades.

Gracias al trabajo de nuestros investigadores y la recolección de elementos materiales probatorios y evidencia física, se logró que un juez de la república emitiera la medida cautelar a cuatro (04) inmuebles del grupo de delincuencia común organizada “Los Tinos” el cual fue desarticulado en abril del año 2018 en el municipio de San Gil (Santander), Inmuebles a los cuales les fueron efectuados registros de allanamiento, siendo incautadas sustancias estupefacientes y capturados sus moradores durante los procedimientos, por el delito de tráfico, fabricación o porte de estupefacientes.

Los inmuebles utilizados para la actividad delictiva, estarían avaluados en al menos $1.300.000.000 los cuales fueron decretados con medida cautelar de extinción de dominio por la Fiscalía General de la Nación y dejados a disposición de la autoridad judicial competente. Hacemos un llamado muy especial a los propietarios de inmuebles quienes arriendan, a que verifiquen que actividad se va a desempeñar en los mismos y así evitar que sus propiedades se vean involucradas en delitos tipificados en la ley penal colombiana.

Invitamos a la comunidad a informar cualquier situación extraña en sus lugares de residencia a la línea de atención y emergencias 123 o al cuadrante de policía más cercano con el fin de prevenir cualquier alteración de la seguridad y tranquilidad de los ciudadanos.