EXTINCIÓN DE DOMINIO A INMUEBLES ADQUIRIDOS PRODUCTO DE LA VENTA DE ESTUPEFACIENES

Las propiedades están avaluadas en $1.200.000 de pesos. En Santander, ‘el que la hace la paga’

Santander. En desarrollo del plan de choque 100 días, la Policía Nacional en coordinación con la Fiscalía General de la Nación, adelantó en los municipios de Socorro y Rionegro operaciones de extinción de dominio sobre bienes pertenecientes al grupo de delincuencia común organizada “Los universitarios”, inmuebles utilizados para el almacenamiento, dosificación, venta y comercialización de estupefacientes en menores cantidades.

En estos operativos fueron ocupados 4 predios ubicados en las provincias Comunera y de Mares, propiedades de los cabecillas de esta banda delincuencial “Maestro y La Mona”, viviendas avaluadas en 300 millones de pesos cada una, utilizadas para la venta y distribución de estupefacientes a domicilio como (marihuana, bazuco y cocaína).

Durante seis meses la Seccional de Investigación Criminal e Interpol SIJIN, en coordinación con la Fiscalía 64 de extinción del derecho de dominio, realizaron una investigación con la que se pudo establecer que algunos de los inmuebles serían producto directo o indirecto de una actividad ilícita, es decir que fueron comprados al parecer con dinero de las actividades delincuenciales que realizaban, como la de venta de estupefacientes y otros, utilizados para el almacenamiento y comercialización de las mismas sustancias.

La contundente operación binacional se efectuó en desarrollo del plan de choque 100 días, ‘El que la hace la paga’, Seguridad con legalidad, puesto en marcha por el Presidente de la República, Iván Duque Márquez; el ministro de Defensa Nacional, Guillermo Botero Nieto, y el director general de la Policía Nacional, general Jorge Hernando Nieto Rojas.

Este nuevo resultado operacional de la Policía Nacional contra el narcotráfico hace parte de la consolidación del proceso de Modernización y Transformación Institucional (MTI), que busca entregarle al país policías más humanos, íntegros, disciplinados, innovadores y efectivos en su gestión; policías más cerca del ciudadano.