GOBERNADOR INAUGURÓ DOS PUENTES QUE UNIRÁN A MÁS DE 500 FAMILIAS DEL ÁREA RURAL DE GIRÓN

gobernación abril 24GIRÓN. Los niños fueron los más felices con la puesta en funcionamiento de los dos puentes peatonales que este martes inauguró el gobernador de Santander, Richard Aguilar Villa, en las veredas Río de Oro y Palogordo, de Girón, que permitirán la conectividad y movilidad de más de 500 familias rurales al área urbana del municipio.

Los puentes colgantes, de 75 y 50 metros de largos y con capacidad de carga de hasta 200 kilos por metro lineal, remplazaron los pasos peatonales que fueron destruidos por la última temporada de lluvias, ocurrida en febrero pasado.

Drama infantil

El gobernador Richard Aguilar Villa se conmovió cuando los niños, con los rostros relucientes de felicidad, le agradecieron por las obras. “Es triste que en pleno siglo 21 nuestros niños tengan que arriesgar la vida cruzando un puente de madera para llegar a sus escuelas. Hoy entregamos unos puentes con todas las condiciones técnicas y de seguridad”, dijo el Jefe del Gobierno departamental.

El Mandatario seccional agradeció a la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo, al Batallón de Ingenieros Francisco José de Caldas, a la Alcaldía de Girón y a la comunidad por el aporte de recursos y mano de obra para la construcción de los puentes, y aprovechó para anunciar la terminación de la escuela Llano Grande, donde ya se invirtieron 130 millones de pesos, y la entrega de 20 computadores al plantel educativo.

Una lección

El director de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo, Carlos Iván Márquez, dijo que la construcción de los puentes deja una lección importante para todos: “hay que meterle la mano a las cosas con las que nos comprometemos, para que el discurso sea coherente. Hay que seguir el esfuerzo de Santander, que se mete y se compromete y hala; me parece que el equipo de trabajo ha sido importante, doctor Richard Aguilar, y eso es válido y a nosotros nos sirve para decir que hay que empujar y jalonar, y que este es un esfuerzo de muchos funcionarios”.

Sergio Angarita, presidente de la Junta de Acción Comunal de la vereda Río de Oro, definió esta entrega como “un triunfo grande en mil batallas”, porque las necesidades de conectividad de la comunidad eran muy grandes. “Estábamos arriesgando la vida, porque es la única salida que tenemos. Ahí echábamos un guacal de piña o cualquier producto al hombro y con la otra mano nos agarrábamos para no caer al agua”, relató.