GRANDES ANUNCIOS PETROLEROS QUE TERMINARON EN DESILUSIÓN

Por: Jorge Sáenz v. Tomado de El Espectador. http://www.elespectador.com/ Campo Arauca, Coporo, Guandó y Gibraltar, los casos más sonados que se vendieron como grandes pozos con destacada presencia de hidrocarburos y que nos pondrían en las grandes ligas de países productores de crudo. Pero la realidad fue otra.

La historia petrolera del país está salpicada de grandes descubrimientos, muy publicitados ellos, que han resultado un fiasco. Muchas veces el afán protagonista de mandatarios, ministros y presidentes de la estatal petrolera Ecopetrol han terminado en solo revelaciones gaseosas y desilusión. Pero esta semana el presidente Juan Manuel Santos sorprendió al comunicar en su cuenta de Twitter una esperada noticia: “Me complace anunciar al país que hemos encontrado una gran provincia gasífera en el Caribe, el mayor descubrimiento de gas desde 1989”. De inmediato un temor asaltó a los especialistas del sector. ¿Sería otro anuncio gaseoso?

La duda se fue desvaneciendo con los nuevos mensajes del presidente Santos a través de la red social: “Esta provincia nos permitirá extender la autosuficiencia gasífera de Colombia. Tenemos garantía de abastecimiento del país hasta 2027”. Luego se supo que la multinacional estadounidense Anadarko había revelado los resultados de la llamada provincia gasífera el martes por la tarde tras el cierre de los mercados financieros en Estados Unidos. Ecopetrol apareció reportando a la Superintendencia Financiera el miércoles en la mañana. “Ambos, socios, hicieron el anuncio absolutamente coordinados”, dijo un funcionario de la petrolera colombiana.

La historia de los fiascos petroleros se remonta a los Llanos Orientales con el descubrimiento del campo Arauca. El departamento de Arauca era hasta ese momento un territorio olvidado de la mano del Gobierno central y donde la presencia venezolana era muy arraigada.

 “Cuando descubrieron el campo Arauca, pensaron que habían descubierto uno más grande que el de los árabes, por eso hablaban de Arauca Saudita”, recuerda un analista del sector que prefirió el anonimato. Pero fue un gran fiasco, había que operar uno de los pozos más profundos del mundo. Hubo grandes anuncios que al final no se concretaron. Eso sucedió mucho antes de aparecer en el panorama las realidades petroleras de Caño Limón y Cusiana.

Anuncio consistente:

El vicepresidente ejecutivo de Ecopetrol, Felipe Bayón, desestimó que el anuncio sobre el importante hallazgo gasífero en el mar Caribe colombiano se vaya desvaneciendo con el tiempo, porque “el primer pozo perforado en la zona fue Kronos, en 2015, y dos años después, tras haber perforado tres pozos, con una inversión cuantiosa en la zona, es que estamos diciendo: aquí hay una provincia gasífera”.

Esta noticia llega en un escenario distinto a los anteriores hallazgos fallidos. Ecopetrol ya no es completamente la “caja menor” del Gobierno: tiene cerca de 400.000 accionistas y está listada en las Bolsas de Nueva York y de Colombia. Tiene autonomía presupuestal. Por su parte, la estadounidense Anadarko tiene un bien ganado prestigio en el mundo petrolero, con presencia en varios países. Opera en el territorio colombiano nueve bloques costa afuera con la petrolera local. Así que después de un trabajo superior a los cinco años y la perforación de tres pozos (Kronos, Purple Angel y Gorgon), se puede decir que “hay un potencial de gas interesante y es un descubrimiento significativo”, dice Bayón.

Para blindar el proyecto gasífero y evitar suspicacias, funcionarios de Anadarko y Ecopetrol realizan reuniones técnicas en Houston (EE.UU.) y Bogotá (Colombia) para determinar las etapas de desarrollo y comercializar ese gas en lo previsto. “Son decisiones que se toman un tiempo”, dijo el vicepresidente de Ecopetrol.

Édgar Aguirre, analista independiente del sector de los hidrocarburos, manifestó que la noticia “es excelente para el país”. Indicó que no tiene elementos de juicio para opinar si el descubrimiento es grande o pequeño. “La altura reportada de la zona con hidrocarburos es muy interesante, están hablando de 100 metros”, dijo.

La sorpresa, para unos, que el anuncio del hallazgo gasífero causó en el ambiente petrolero doméstico se debe a que Anadarko había mantenido “un bajo perfil” y se negaba a ofrecer mayor información sobre los trabajos realizados. Se destaca que en este anuncio de las dos empresas no se contempló la cantidad de reservas. “Hay que hacer todas las evaluaciones que permitan confirmar realmente el nivel de reservas”, dijo el presidente de Acipet, Julio César Vera.

Los fiascos petroleros

Las desilusiones petroleras que al final mostraron pobres resultados se inician con el campo Arauca. Pero más recientemente el mayor anuncio fallido en materia petrolera en el país fue el ofrecido en septiembre de 1996 por el presidente de entonces, Ernesto Samper, que lo hizo desde Nueva York previo a la Asamblea de las Naciones Unidas.

Ya el país se había vuelto autosuficiente en materia petrolera con Caño Limón, con 1.000 millones de barriles, operado por la Occidental, y Cusiana, por la British Petroleum, con reservas por 1.300 millones.

Según el anuncio de Samper, secundado por el entonces presidente de Ecopetrol, Luis Bernardo Flórez, Coporo, con reservas potenciales de 700 millones de barriles, se podría convertir en el tercer descubrimiento petrolero más importante del país. Este presunto hallazgo en Medina (Cundinamarca) fue desechado casi de inmediato, porque se comprobó que no tenía tales reservas y no era rentable seguir invirtiendo en él. En Coporo, considerado uno de los pozos más caros de la historia por los resultados obtenidos, la estatal petrolera alcanzó inversiones superiores a los US$51 millones.

En el año 2000 se volvió a mover el mercado petrolero doméstico con el anuncio del descubrimiento de un importante pozo en las goteras de Bogotá. En el bloque Boquerón, en el municipio tolimense de Melgar, se anunció que Guandó podría albergar reservas potenciales superiores a los 560 millones de barriles. La administración de Andrés Pastrana celebró y el presidente de la estatal petrolera de ese momento, Alberto Calderón, fue mesurado y prefirió considerar que las reservas no sobrepasarían los 200 millones de barriles. Guandó no fue tan productor, pero se mantiene sobre los 80 millones de barriles. La petrolera operadora del campo fue la brasileña Petrobras; entonces fue considerado el tercer pozo productor, de nuevo detrás de Cusiana y Caño Limón. Al final no fue así.

Gibraltar, en la era Uribe, fue una de las discusiones más fuertes en materia de hidrocarburos e involucró varios escenarios. Grandes debates adelantó en el Congreso de la República el ya fallecido senador especialista en petróleos Hugo Serrano Gómez. Gibraltar está ubicado en el municipio de Toledo, en Norte de Santander. Actualmente produce 36 millones de pies cúbicos de gas y soporta el suministro del nororiente colombiano cuando entra en reparación la planta gasífera de Cusiana.

Otros pozos despertaron inusitado interés para después caer en el olvido: En 2003 se habló del potencial de Niscota, operado por la BP, y tres años más tarde el turno fue para Tángara a cargo de Hocol, hoy de Ecopetrol. Ambos pozos en el departamento de Casanare. Hoy Ecopetrol es una verdadera empresa petrolera, por ello anuncia que “vamos a operar tres pozos más en el norte del Caribe, en la zona de La Guajira: Siluro, que ya empezó operación; Brahma y Molusco, que es el primer pozo operado por Ecopetrol”, dijo el vicepresidente de la estatal petrolera, Felipe Bayón. Serán tiempos de gas. Pero de gas productivo y monetizable.