INVESTIGADORES COLOMBIANOS DESCUBREN CÓMO SE TRANSPORTA EL VIRUS DE LA RABIA

Bogotá, de diciembre de 2018 – Científicos integrantes del Instituto Nacional de Salud y la Escuela Colombiana de Rehabilitación descubrieron que elvirus de la rabia ingresa a la médula espinal desde las motoneuronas de laregión lumbar y utiliza la vía propioespinal para trans portarse hasta el cerebro, tras advertir este patrón circulatorio en pruebas de laboratoriorealizadas con ratones.                  

Los investigadores inocularon los ratones en los músculos de la parte posterior de su pierna superior con el virus, para luego extraer y procesar sus médulas espinales. Luego mantuvieron a los animales en observación por un período de 56 horas, hasta notar que el virus se había propagado por toda la médula espinal sin que aún revelaran signos de la enfermedad.

En Colombia, más de 31% de la población se encuentra en riesgo de exposición al virus y, aunque existen diversas estrategias orientadas a prevenirla, los investigadores han evidenciado la deficiencia en el acceso a vacunas modernas, la escasez de alternativas terapéuticas para su cura y la imposibilidad de diagnóstico diferencial de otras afecciones que impactan en el sistema nervioso antes de la muerte de los pacientes. En tal sentido, comprender los mecanismos de ascenso del virus y precisar las disfunciones nerviosas que causa se hace fundamental al entender sus procesos fisiopatológicos.

“El descubrimiento que aportamos es muy importante, principalmente porque la información existente sobre los detalles neuroanatómicos del transporte del virus de la rabia en su ascenso por la médula espinal es muy escasa”, comentó Jeison Monroy, investigador de la Escuela Colombiana de Rehabilitación al reseñar la conclusión de las indagaciones conjuntas. “Éste es un virus que ha circulado en la naturaleza por siglos y tiene unas características muy diferentes a la de otras enfermedades, como su mecanismo de ingreso y diseminación. Por ello, nuestro hallazgo también adquiere más relevancia”, añadió el académico. Con este hallazgo podrán crearse nuevos métodos de atención, diagnóstico y tratamiento en poblaciones expuestas al virus.

Debido al alcance de ésta y otras iniciativas de producción científica, Monroy considera que “es muy valioso para nuestra universidad, la academia en general y para el mundo científico el involucramiento en análisis que nos permitan conocer la neurobiología viral y sus efectos en el sistema nervioso y el desarrollo psicomotor, porque nos permiten generar intervenciones terapéuticas valiosas y mantenernos a la vanguardia en las profesiones de la salud, especialmente de la rehabilitación”.