LA ALCALDÍA DE BUCARAMANGA SIGUE TAPANDO HUECOS