LA CULTURA DEL SOL DE CASA PIEDRA

Por Laura Jaramillo Buitrago.

Para el momento en que el padre Eloy Valenzuela sugirió el nombre de “Floridablanca” en homenaje a don José Moñino y Redondo conde de Floridablanca, quien era un político reformador e intelectual de la corte del rey Carlos 3, el lugar no era más que un prospecto de parroquia que serviría de lugar clave para catapultar el comercio de diferentes productos desde Piedecuesta y poblaciones aledañas. Sin embargo, el capitán y fundador de Vélez Martín Galeano y su gente ya se había dedicado a dividir los territorios pertenecientes a las diferentes etnias y modernizar el otrora pueblo de indios que había habitado durante siglos. Varios grupos convivieron allí: yarigíes, Chitareros y Guanes, pueblos pescadores y agricultores, éstos últimos se caracterizaban por su particular interés por los tejidos, la alfarería, la realización de pictogramas en las piedras, y especialmente, los adornos personales que gozaban de gran importancia dentro de la comunidad: orejeras de metal, collares, brazaletes hechos de hueso y cinturones que sostenían las mantas que llevaban a modo de túnicas.

Precisamente, una de las piedras en que los guanes plasmaron su cultura en 32 petroglifos se encuentra, actualmente, en La casa de la cultura Piedra del Sol, y fue el principal obstáculo que evitó la construcción de la Dirección de Tránsito y Transporte de Floridablanca para el año 1992. La casa de la cultura Piedra del sol hace parte del Programa Nacional de Concertación Cultural a cargo del Ministerio de Cultura. En ella, se presentan exposiciones de arte, tertulias, se ofrece programación cultural en diferentes barrios para el total disfrute de la comunidad, se dictan de manera gratuita talleres de escultura, pintura, música, canto, teatro, artes urbanas, entre otros. También se encuentra la biblioteca pública municipal Cecilia Gutiérrez Gómez, que cuenta con más de diez mil ejemplares entre libros de literatura universal, de historia local y literatura infantil, entre otros. Se encuentra ubicada en la carrera 7 # 04 – 37.

Por otro lado, está el Museo Arqueológico Regional Guane de Floridablanca, fundado en 1994 en la casa de la cultura Piedra del Sol, y funciona desde mediados del presente año en la casa Paragüitas -Calle 200A #26A-05-. Contiene más de ochocientas sesenta piezas arqueológicas entre las que destacan cerámicas, líticos, textiles, lanzas, jarras, metales como tumbagas y fragmentos de oro, cucharitas de madera con las que medían la cantidad de narcóticos al momento de los rituales y la sanación. En sus instalaciones se realiza el inventario, registro, limpieza básica y almacenamiento a cargo de expertos restauradores y conservadores. Adicionalmente, se ofrece un servicio especial de guía pedagógica para colegios y grupos de personas que visitan el museo.

Hoy en día, Floridablanca cuenta con un gran atractivo turístico gracias a lugares como el Ecoparque cerro del Santísimo, el cerro “La Judía” y el jardín botánico Eloy Valenzuela. Es una ciudad líder en educación, comercio, sus deliciosas y tradicionales obleas le dan el atractivo de ser considerada como “la ciudad dulce”. En materia de arte y cultura, es de destacar los valiosos aportes que brinda La casa de la Cultura Piedra del Sol a la comunidad florideña. Pese a que el arte puede ser algo comúnmente infravalorado en este país, espacios como ese ayudan a dar soporte al tejido social y permiten la continuidad en el tiempo de experiencias humanas que, al ser sublimadas en poesía y belleza, buscan dar un sentido a la existencia, tal como lo hicieron los Guane en esa gran piedra en que se encuentra su testimonio.