¡LA DESGRACIA SANTANDEREANA!

Por Wilfredo Sierra Moreno.

A mediados de la semq1275461096_4534ana que hoy termina algún amigo vinculado de alguna forma a la Sociedad de Ingenieros de Santander nos paso el dato del definitivo colapso de la vía alternativa hacia Barrancabermeja y,  junto con la denuncia del diario El Frente sobre la preocupantes situación de las bases del Puente Pescadero, nos hicimos serios interrogantes por la suerte de la comunicación de la capital del departamento con el resto del país, entendiendo que la vía a Cúcuta no es que funcione precisamente muy bien.

Ahora que registramos la denuncia de  la Cámara de Comercio y la Sociedad de Ingenieros de Santander por el desastre de la obra de la vía alternativa a Barrancabermeja y de las muchas veces que advirtieron al Ministerio de Transporte y al antiguo Instituto Nacional de Concesiones, Inco, sobre lo absurdo de intentar el trazado de la vía por donde no se había podido realizar en el pasado,  pero que,  además,  contamos con registros fotográficos recientes de lo que esta pasado en el suelo de la  obra, producto del trabajo del Ingeniero Jaime Suarez, no solo creemos que este es un lamentable error sino una verdadera desgracia para el departamento de Santander.

En primer lugar los especialistas dedicados a  investigar sobre lo que realmente esta pasando allí, han concluido que lo que pretende hacer la entidad constructora de la vía es trazar una trocha que bordeé de manera chabacana los  coluviones que hace imposible un trazado serio en esa zona de fallas geológicas y, de esta forma, salir de cualquier forma con el compromiso con los santandereanos.  Pero además el estudio de los expertos afirma que solo uno de los coluviones tiene la bobadita de 500 millones de metros cúbicos de tierra que bajo el efecto del llenado del embalse podría producir un verdadero tsunami, cuando al moverse –cosa que hacen permanentemente estos coluviones- termine en el fondo del embalse.

No estamos, pues, hablando de riesgos menores, y por muy encopetados y prepotentes que se consideren los dueños del proyecto de la Hidroeléctrica del Rio Chicamocha, deben tener respeto y responsabilidad frente a la opinión pública y las entidades oficiales de Santander. Esta llegando la hora de ponernos de verdad de pie, contra la verdadera hecatombe que pretenden hacer con nuestro suelo y en nuestra tierra,  responder al llamado del Presidente de la Sociedad de Ingenieros de Santander de no permitir, de ninguna manera, el llenado del Embalse,  “porque nos quedaríamos sin vía a Barrancabermeja, con todos los daños económicos y sociales que esto implica para Santander”.   El reto esta planteado.