LA FAO ELOGIA EL COMPROMISO DE LOS PAÍSES LATINOAMERICANOS Y CARIBEÑOS EN LA LUCHA CONTRA EL HAMBRE

Convirtamos este desafío común en objetivo prioritario, afirma el Director General

639x360_1332966248_José_Graziano_da_Silva30 de enero de 2014, Addis Abeba/Roma – El Director General de la FAO, José Graziano da Silva, acogió hoy con satisfacción el decidido compromiso de los jefes de Estado latinoamericanos y caribeños para continuar los esfuerzos para la erradicación del hambre y la pobreza en la región. “Una vez más, los líderes latinoamericanos y caribeños han mostrado su voluntad irrevocable de continuar avanzando en la erradicación del hambre y la pobreza a la vez que apuestan por el desarrollo sostenible de sus naciones”, aseguró Graziano da Silva al conocer la Declaración final de la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) celebrada los días 28 y 29 de enero en La Habana (Cuba).

En el documento, los líderes regionales reafirman que para la erradicación de la pobreza y el hambre es necesario impulsar políticas económicas que favorezcan la productividad y el desarrollo de sus naciones, trabajar para fortalecer el orden económico mundial en beneficio de los países y fomentar la solidaridad y la cooperación. “Seguiremos trabajando en planes, políticas y programas nacionales para reducir progresivamente las desigualdades de ingreso que están en la base misma del hambre, la pobreza y la exclusión social”, afirma el documento aprobado por los líderes en La Habana, que está en línea con las recomendaciones de la FAOde refuerzo de mecanismos de protección social para promover la seguridad alimentaria regional.

En línea con la primera declaración de la CELAC, se reafirma el rol de la Iniciativa América Latina y Caribe sin Hambre 2025 como compromiso de los países para la erradicación del hambre en la región para el año 2025.Este respaldo se remonta a la Cumbre de América Latina y el Caribe sobre Integración y Desarrollo celebrada en Salvador de Bahía (Brasil) en 2008, reflejando la continuidad y compromiso de los miembros con la Iniciativa. Graziano da Silva ha aplaudido la “alta prioridad” que otorga la Declaración al fortalecimiento de la seguridad alimentaria y nutricional, la educación, la tenencia de la tierra, el desarrollo de la agricultura, incluyendo la familiar y campesina, así como al desarrollo productivo como factores decisivos para la erradicación del hambre, la pobreza y la exclusión social.