LA PERSONERÍA MUNICIPAL INVITA A VIVIR EL MUNDIAL EN FAMILIA Y EN PAZ

La Personería de Bucaramanga lamenta los infortunados acontecimientos ocurridos este fin de semana en la ciudad, relacionados con muertes, heridos y riñas en el contexto de la celebración del triunfo de la selección en el mundial de Rusia, hechos en los cuales perdió la vida el abogado y ex contratista de esta Entidad Diego Armando Amaya, en hechos de intolerancia que terminan truncando un proyecto de vida de esta joven profesional.

Estos hechos son a todas luces reprochables, en tanto denotan una cultura de la intolerancia y la violencia como forma de resolver las controversias de la cotidianidad,  que es menester combatir para reivindicar el valor del respeto a la vida, el dialogo y la resolución pacífica de los conflictos. 

El Personero de Bucaramanga, Omar Alfonso Ochoa Maldonado; ante estos hechos de violencia señalo: “Invito a la ciudadanía en general a que lo festejos derivados de los triunfos futbolísticos, se desarrollen en armonía, el familia, sin afectar los derechos de los demás, como lo que debe ser, una fiesta de la vida y no un suceso del que se deriven hechos de violencia, muerte y dolor.”

Además, resalto que el balance de lo sucedido el día domingo fue crítico, “El balance del día domingo es muy lamentable, cerca de 550 riñas del Área Metropolitana, 10 heridos, un deceso que se presentó en una joven profesional que incluso estuvo vinculado en algún momento a la Personería Municipal.   Ese tipo de circunstancias no pueden ser el balance en una jornada que debe caracterizarse, por todo lo contrario, debemos celebrar en familia y sanamente; y cuando existan esas situaciones de conflicto resolverlas siempre por las vías del dialogo y la concertación para evitar ese tipo de situaciones que se han venido presentado infortunadamente como una constante en esa clase de celebraciones. ”.

El próximo jueves tenemos un nuevo encuentro futbolístico, esperamos que, independientemente del resultado que se tenga en el certamen mundialista, la celebración sea en paz, en familia, moderar el consumo de licor y así evitar que vuelvan a ocurrir este tipo de situaciones lamentables.