MANIFIESTO DE LA FUNDACIÓN MUJER Y FUTURO

Desde todos los puntos cardinales, mujeres del campo y la ciudad, de la montaña y el mar, mujeres indígenas, negras, blancas, rojas, mestizas, corales ,mujeres río, mujeres raíz, mujeres árbol, mujeres académicas, trabajadoras del hogar, maestras, artistas, amas de casa, empleadas, desempleadas, lesbianas y diversas, todaS hemos dado el paso.

Somos la mitad de la población mundial y hoy en todo el planeta nos hacemos visibles para denunciar, exigir, proponer sociedades justas, democráticas y libres de violencias en nuestra contra, para defender el valor de la palabra y el derecho a pronunciarla. Es el tiempo de nosotras las mujeres que perdimos el miedo al miedo, que luchamos, que bebimos el llanto de las mujeres que no encontraron a sus hijos arrebatados por la guerra, y lo convertimos en savia que transforma el dolor en un grito de dignidad y resistencia.

Somos las hijas de las que alimentaron en el fuego el espíritu que surcó caminos que nos han llevado a pisar con fuerza el territorio donde existe el goce y el amor por nuestro cuerpo, nuestra identidad, herencia ancestral. ¡El mensaje es tejer! Lo hemos hecho durante siglos, hilar, remendar, desenredar y transformar con nuestras propias manos. Nada más rebelde que tomar algo entre nuestras manos y transformarlo; las mujeres tejemos y construimos una red solidaria.

Porque tejer juntas nos hace más fuertes, para SERnos, conocernos, reconocernos en UN nosotras, donde quepamos todas libres, fuertes, lindas y locas, tejedoras de futuro, porque somos más y sabemos más. Porque ha llegado la hora de derrotar la cultura de muerte, patriarcal, racista, feminicida, misógina que asesina lideresas, que discrimina y excluye, rotula y estigmatiza.

Por todo ello ¡el mensaje es tejer!, porque tejer juntas nos hace más fuertes, nos hace cuidarnos, abrazarnos, unir nuestras voces para que retumben y tumben. Una marcha que ya comenzó y que es irreversible. ¡…bailemos la revolución para llevarla con música al último rincón del barrio, la vereda, y el corazón. Por la transformación de la vida de las mujeres.