Nota del Día: ¿QUEDAREMOS INCOMUNICADOS CON BOGOTÁ Y BARRANCABERMEJA?

Por Wilfredo Sierra Moreno.

Un informe publicado el fin de semana por El Frente da cuenta de como OLYMPUS DIGITAL CAMERAlas bases del puente sobre el Río Chicamocha está seriamente afectado por la acción del agua sobre su estructura, pero además hemos recibido un informe de alta fidelidad que nos advierte que la vía alternativa construida en el trayecto Bucaramanga- Barrancabermeja, para reemplazar el tramo  de la carretera que desaparecerá cuando la Hidroeléctrica del Sogamoso este en funcionamiento y se pierda en el fondo de las  aguas, ya colapso,  y el hecho y la información no se ha querido dejar suministrar  a los medios de comunicación ni a la opinión publica santandereana.

A los señores de ISAGEN todos los sectores locales, Gobernación, Cámara de Comercio  y la Sociedad de Ingenieros de la región le advirtieron que la grave falla geológica que afecta el área cercana al rio Sogamoso no hacia recomendable el diseño que sugirió la empresa, pero haciendo de oídos sordos las obras continuaron… Hoy, sin haberse inaugurado, el trayecto, incluido túneles y demás, estarían inservibles y, claro, intransitables. ¿Es eso cierto? ¿Por qué mantener en secreto una información que es tan vital para la vida social y económica de nuestra región? ¿Está equivocada la “garganta profunda” que nos suministro el hecho?

Bueno seria que los señores de ISAGEN produjeran un boletín informativo en donde se nos diga realmente que esta pasando con esa obra, pera despejar dudas. Porque de ser cierto y si además no se le paran bolas a los problemas estructurales del puente sobre el rio Chicamocha, en muy corto tiempo nuestra querida ciudad de Bucaramanga quedara definitivamente incomunicada no solo con Barrancabermeja sino igualmente con Bogotá. Y esto sumado a que el transito hacia Cúcuta solo es posible cuando es espíritu santo quiere, nos da una muestra de como estamos en materia de comunicación con el resto del país. ¡Que bonita estructura vial la de nuestra región, señores!