PROCURADURÍA INSTÓ AL MINAMBIENTE A ASUMIR COMPETENCIAS EN LOS CASOS DE RESIDUOS SÓLIDOS DE BUCARAMANGA

Procuraduría pide que se involucre en el análisis de cada caso a instituciones que puedan servir de apoyo científico, a los entes territoriales que tengan relación directa con los proyectos y a la ciudadanía.

Alejandro-Ordoñez-Maldonado-Procurador-General-de-la-Nación.La Procuraduría General de la Nación le solicitó al Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible que asuma el conocimiento temporal, actual y posterior en tres casos puntuales y trascendentales actualmente en el país. El primero por la situación de residuos sólidos en área metropolitana de Bucaramanga (Santander), el segundo por  la contaminación de la bahía de Cartagena (Bolívar), y el tercero por el proyecto de explotación de oro a cielo abierto en el Tolima, conocido como “La Colosa”. En estos casos el control se encuentra en cabeza de las autoridades ambientales regionales.

En el primero, el de residuos sólidos en Bucaramanga, se trata de la situación de disposición final de dichos residuos en el área metropolitana, zona que continúa en situación de emergencia sanitaria luego de 18 meses de haber sido decretado ese estado excepcional y que ahora tiene una extensión adicional de 24 meses por parte de los alcaldes municipales de dicha región del país. Para el ente de control, los municipios involucrados no han encontrado la solución adecuada para superar en forma definitiva dicha problemática, situación que se agrava por el aparente conflicto de competencias que hoy sostienen la autoridad ambiental regional y la autoridad ambiental urbana; y que no permite dar claridad sobre quiénes deben desarrollar las labores de control, seguimiento y vigilancia sobre el mencionado sitio de disposición final, motivo por el que se hace necesaria la intervención inmediata del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible en lo correspondiente.

Sobre el caso de Cartagena, la Procuraduría, buscando salvaguardar y preservar el medio ambiente y conociendo la problemática de derrame de una sustancia altamente contaminante en la bahía, solicita al Ministerio la intervención e iniciar proceso sancionatorio o continuar el ya iniciado por la autoridad ambiental Cardique. Finalmente, frente al proyecto minero “La Colosa”, aunque se encuentra en fase de exploración y por tanto no se adelantan trámites administrativos formales para imponer el control en la fase de explotación, es evidente el conflicto que hoy gira en torno a las actividades que desarrollan y las que pueden generarse más adelante.

La Procuraduría Delegada para Asuntos Ambientales y Agrarios, en cumplimiento de la función preventiva, considera que “la polarización social, institucional y privada que hoy gobierna este asunto, pone en riesgo seriamente la valoración rigurosamente técnica y científica que debe hacerse por parte de la autoridad ambiental competente”.

Para los tres casos planteados, lo anterior no significa en ningún momento el incentivar una injerencia arbitraria de competencias y funciones por parte del nivel central ambiental y un desconocimiento de la autonomía regional, pero sí un ejercicio temporal que se considera sano y adecuado para analizar desde otro escenario y bajo otros criterios, pero con el mismo imperativo de salvaguarda al principio de legalidad, la complejidad aguda donde se enmarcan estos proyectos, obras o actividades, que si en una primera instancia tienen una connotación local, sus efectos e implicaciones hacen que trasciendan esa esfera.