TRUMP EXPANDE SU PORTAFOLIO DE MARCAS EN CHINA

Otras de las marcas registradas de Trump aprobadas por el gobierno chino en marzo de 2017. Credit Ng Han Guan/Associated Press

Tomado de The New York Times. Por SUI-LEE WEE 16 de junio de 2017. https://www.nytimes.com/es PEKÍN — El presidente estadounidense Donald Trump está listo para agregar seis nuevas marcas a su cartera en expansión en China, en sectores como los servicios veterinarios y la construcción, lo que vuelve a generar preocupaciones sobre los posibles conflictos de intereses.

Las últimas marcas amplían los intereses empresariales de Trump en China, la segunda economía más grande del mundo y un país al que frecuentemente culpó durante su campaña electoral por el declive de los empleos industriales en Estados Unidos. Desde que asumió el cargo, ha atenuado esa retórica.

Sin embargo, sigue recibiendo autorizaciones para establecer nuevas marcas en China. La oficina de marcas de ese país le otorgó al presidente la aprobación preliminar de seis nuevas marcas el 6 de junio, según el sitio web de la agencia.

Bajo la ley china, una marca con aprobación preliminar se registra formalmente después de tres meses si la agencia no recibe objeciones. Si se concedieran, las marcas podrían permitir que Trump expanda sus intereses comerciales en servicios científicos y tecnológicos, proyectos de construcción, así como servicios médicos y veterinarios.

Trump se postuló para conseguir las marcas en abril de 2016, el mismo mes durante el que, como candidato presidencial, acusó a Pekín de lanzar un “ataque económico” contra Estados Unidos. Desde entonces se ha mostrado menos duro, sobre todo después de reunirse con el presidente chino Xi Jinping en abril de este año. Como empresario, Trump ganó dinero al otorgar permisos para usar su nombre en una variedad de productos en todo el mundo.

Ahora tiene por lo menos 123 marcas registradas y aprobadas de manera provisional en China. De esas, cuatro están registradas bajo DTTM Operations —un grupo que posee varias empresas— mientras que el resto están registradas bajo su nombre, según datos del gobierno chino. Trump Organization, la empresa familiar que actualmente es dirigida por los dos hijos adultos de Trump, dijo que las marcas registradas bajo su nombre habían sido transferidas a DTTM.

“Todas nuestras marcas en China están registradas en una filial de la Trump Organization y no tienen nada que ver con Donald Trump”, dijo mediante un correo electrónico Alan Garten, vicepresidente ejecutivo y director jurídico de Trump Organization. La última serie de aprobaciones preliminares sucede un mes después de que la oficina de marcas de China le otorgara a Trump una marca preliminar para proveer servicios de cáterin y le diera cuatro más a su hija Ivanka a través de su negocio de marcas registradas.

No está claro cuál es el uso que Trump planea darle a sus marcas. No tiene ningún negocio en China y Trump Organization ha dicho que no hará más acuerdos internacionales. Para Trump, obtener marcas en China podría permitirle licenciar su nombre en el país, lo que potencialmente le daría una nueva fuente de ingresos. También protege su marca en un país conocido por sus falsificaciones.

En China, muchas celebridades y compañías extranjeras solicitan marcas de manera preventiva en una amplia gama de sectores para evitar demandas costosas y prolongadas contra los “invasores de marcas registradas”, personas que registran de mala fe los nombres de marcas muy conocidas. En el caso de Trump, se han detectado artículos de cuero, excusados y cosméticos que llevan el nombre de Trump; se venden en toda China, pero han sido registrados por otras personas.

A diferencia de las marcas registradas en Estados Unidos, en China generalmente se le conceden a los primeros que le solicitan la licencia al gobierno y los solicitantes no tienen que dar una razón para hacerlo. Debido a esto, Garten dijo que, desde 2006, “Trump Organization se ha visto obligada a establecer su cartera de marcas en China para proteger su marca y derechos de propiedad intelectual contra otras empresas que los infringen”.

La noticia de las nuevas marcas de Trump en China dará más de qué hablar a sus críticos, quienes alegan que sus intereses comerciales violan la cláusula de la Constitución de Estados Unidos sobre ingresos, la cual impide que los presidentes reciban regalos o pagos por parte de gobiernos extranjeros.

El lunes, los procuradores generales demócratas de Maryland y el Distrito de Columbia presentaron una demanda en la que afirmaron que el presidente no ha podido deshacerse de sus negocios, y eso ha socavado la confianza del pueblo y violado las prohibiciones constitucionales contra las transacciones en beneficio propio.