TRUMP PREPARA LA SALIDA DE ESTADOS UNIDOS DEL ACUERDO DE PARÍS SOBRE EL CAMBIO CLIMÁTICO

Donald Trump durante un discurso, el sábado 27 de mayo Credit Stephen Crowley/The New York Times

Por Michael D. Shear Y Coral Davenport 31 de mayo de 2017. https://www.nytimes.com/es WASHINGTON — Se espera que el presidente Donald Trump retire a Estados Unidos del Acuerdo de París sobre el cambio climático, según versiones de tres funcionarios que conocen los detalles de esa decisión. Si llega a hacerlo cumpliría una de sus promesas de campaña, pero debilitaría el pacto de 2015 que fue la primera iniciativa global y vinculante para reducir el calentamiento global.

Un funcionario de alto rango de la Casa Blanca indicó que el discurso que pronunciará el presidente estadounidense para anunciar la decisión todavía no estaba definido el miércoles por la mañana; es decir, el retiro podría estar acompañado por previsiones legales que determinen cuánto impacto tendrá la estrategia de Trump. El mandatario se reunirá con el secretario de Estado Rex Tillerson, el miércoles por la tarde; Tillerson ha promovido que Estados Unidos se quede dentro del acuerdo y podría lograr que Trump cambie de opinión.

Algo similar ya sucedió en abril, cuando el presidente estadounidense iba a anunciar la salida del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y al final no lo hizo tras sostener conversaciones telefónicas con los líderes de Canadá, Justin Trudeau, y de México, Enrique Peña Nieto.

La salida de Estados Unidos, el segundo mayor emisor de gases de efecto invernadero en el mundo, no necesariamente significaría el fin del acuerdo que ha sido firmado por 195 naciones y fue ratificado el año pasado. Sin embargo, podría tener efectos profundos en el futuro climático del planeta, pues otros países también podrían retirarse o reducir sus compromisos sobre cuánto rebajar las emisiones de gases como el dióxido de carbono.

“Las acciones estadounidenses tendrán un efecto dominó en economías emergentes que apenas empiezan a tomarse en serio el cambio climático como India, Filipinas, Malasia o Indonesia”, dijo Michael Oppenheimer, profesor de Geociencias y de Relaciones Internacionales en la Universidad de Princeton. Oppenheimer también es integrante del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático, el grupo de las Naciones Unidas que elabora los reportes científicos dedicados a influenciar la política pública en esa materia.

Si se produce una reacción en cadena, el académico sostiene que “es más probable que sobrepasemos el límite peligroso de los 2 grados centígrados”. Ese es el aumento de la temperatura atmosférica que produciría condiciones climáticas extremas. La intención del Acuerdo de París es reducir las emisiones globales de gases de efecto invernadero para prevenir que la temperatura no supere ese umbral.

“Veremos un calor más extremo, tormentas más dañinas, inundaciones costeras y riesgos mayores a la seguridad alimentaria”, dijo el profesor Oppenheimer. “Y ese no es el tipo de mundo en el que queremos vivir”. Sin embargo, los partidarios del presidente —en particular quienes votaron por él en estados con industrias mineras o de carbón— celebraron la posibilidad del retiro.

En una carta dirigida a Trump el 23 de mayo, el fiscal general de Virginia Occidental, Patrick Morrisey, y los procuradores generales de otros cuatro estados, dijeron que “retirarse del Acuerdo de París es un paso importante y necesario para revertir las políticas energéticas dañinas y las extralimitaciones del gobierno de Obama” en esa materia.

Otros países han prometido mantener su compromiso con el pacto climático, incluso si Estados Unidos lo abandona. Xi Jinping, el presidente de China —el país más contaminante del mundo—, ha prometido que su país buscará reducir el calentamiento global. Sin embargo, los expertos alertan que la ausencia estadounidense socavará el acuerdo porque reducirá la posibilidad de que pueda ser aplicado. Por ejemplo, habrá menos presión hacia los Estados contaminantes y las industrias para reportar sus emisiones o en verificar los datos que presenten.

“Es necesario saber ¿cuáles son las emisiones? Debe existir tr.ansparencia al reportar las emisiones de gases de efecto invernadero”, dijo Todd Stern, el negociador en jefe para el pacto durante el gobierno de Obama. “Si Estados Unidos no es parte de esa negociación, es una pérdida para el mundo”