Noticias

A LA FECHA, AMB REALIZA SEGUIMIENTO A 476 ESTABLECIMIENTOS GENERADORES DE RESIDUOS PELIGROSOS

Publicidad

20160229_121041Miércoles, 20 de abril de 2016. En aplicación del Decreto 351 del año 2014, “Por el cual se reglamenta la gestión integral de los residuos generados en la atención en salud y otras actividades”, el Área Metropolitana de Bucaramanga estableció su línea de trabajo mediante el seguimiento a un total de 476 establecimientos que en su actividad generan los llamados residuos peligrosos, de los cuales 426 corresponden al sector hospitalario y similares, y los 50 restantes son industrias.

Cabe recordar que durante el año 2014, el Grupo de Residuos Peligrosos del AMB llevó el registro y seguimiento de un total de 217 establecimientos; para 2015 su labor se extendió a 392, y en 2016 amplió su cobertura a 476, entre establecimientos del sector salud e industrias. La ingeniera química Carolina Jaimes Velandia, líder del Grupo de Residuos Peligrosos del AMB, explicó que la actividad de seguimiento y control se realiza mediante la revisión documental del plan de gestión integral de residuos hospitalarios y similares (PGIRHS), como fase previa y luego se procede a la visita de inspección locativa en la cual se verifica el Plan de Gestión, el contrato con el gestor externo (empresa encargada de la recolección de los residuos peligrosos), los manifiestos de recolección y los programas de capacitación.

Una vez revisados estos documentos, se realiza el recorrido por las instalaciones locativas para verificar la implementación del PGIHRS. Tal y como cita la norma, el manejo de los residuos peligrosos “se rige, entre otros, por los principios de bioseguridad, gestión integral, precaución, prevención y comunicación del riesgo”. En tal sentido, según el Artículo 2 del decreto 351 del año 2014 (Ámbito de Aplicación) cobija a establecimientos con las siguientes características:

“1. Los servicios de atención en salud, como actividades de la práctica médica, práctica odontológica, apoyo diagnóstico, apoyo terapéutico y otras actividades relacionadas con la salud humana, incluidas las farmacias y farmacias-droguerías. “2. Bancos de sangre, tejidos y semen. “3. Centros de docencia e investigación con organismos vivos o con cadáveres. “4. Bioterios y laboratorios de biotecnología. “5. Los servicios de tanatopraxia, morgues, necropsias, y exhumaciones. “6. El servicio de lavado de ropa hospitalaria o de esterilización de material quirúrgico. “7. Plantas de beneficio animal (mataderos). “8. Los servicios veterinarias entre los que se incluyen: consultorios, clínicas, laboratorios, centros de zoonosis y zoológicos, tiendas de mascotas, droguerías veterinarias y peluquerías veterinarias. “9. Establecimientos destinados al trabajo sexual y otras actividades ligadas. “10. Servicios de estética y cosmetología ornamental tales como: barberías, peluquerías, escuelas de formación en cosmetología, estilistas y manicuristas, salas de belleza y afines. “11. Centros en los que se presten servicios de piercing, pigmentación o tatuajes”.

Actualmente, el Grupo de Residuos Peligrosos del AMB, que opera bajo el liderazgo de la ingeniera química Carolina Jaimes Velandia, está conformado por: los ingenieros ambientales y de saneamiento Dayana Moreno Duarte y Luis Carlos Orduz Albarracín; las ingenieras ambientales Mónica Meza Joya y Luna Niño Reina; y los tecnólogos ambientales Jenny Navarro Carrillo y Wilmer Mejías.

Además de su actividad propia en el seguimiento y control de establecimientos, el Grupo de Residuos Peligrosos también apoya a la Subdirección Ambiental del AMB para atender las denuncias ciudadanas por contaminación ambiental en lo relacionado al manejo, gestión y disposición de los residuos sólidos.