ACUEDUCTO CHICAMOCHA, OTRA OBRA RECUPERADA POR EL GOBIERNO DE DIDIER TAVERA

Ante el desabastecimiento de agua que han sufrido durante muchos años los habitantes de Los Santos, el gobernador de Santander, Didier Tavera Amado, destinó 7.218 millones de pesos para culminar la primera fase del Acueducto Chicamocha, que garantizará caudales adicionales para mejorar y ampliar la cobertura de la prestación del servicio de agua potable en el municipio.

Aunque no fue tarea fácil dar luz verde a la culminación de esta primera fase por las distintas falencias que se encontraron en la planeación del proyecto, el gobierno de Didier Tavera Amado asumió el compromiso de salvar esta obra tan necesaria para la calidad de vida de los santeros, replanteó el proyecto, estableció prioridades y adicionó los recursos.

“Entramos a revisar las condiciones bajo las cuales se recibió este proyecto y qué encontramos, encontramos unos tanques de almacenamiento ya construidos, una línea de impulsión sin arrancar y dificultades en general en toda la planeación que estaba propuesta en el proyecto, en las cantidades de obra y en el presupuesto estimado”, manifestó la gerente de la Empresa de Servicios Públicos de Santander (ESANT), Mónica Monsalve.

De acuerdo con el informe entregado por la gerente de la ESANT, se evidenciaron dificultades  en la ausencia de recursos para el componente eléctrico, en las estaciones de bombeo, en el diseño de los anclajes y en el número de automatizaciones. Por eso, se priorizó iniciar la construcción de la línea de impulsión que permite traer el agua desde el Acueducto Chicamocha hasta los tanques de almacenamiento y garantizar los recursos para el componente eléctrico, considerado como el ‘alma del proyecto’, ya que funciona desde la misma captación y sin energía eléctrica no se podría hacer nada.

De igual forma, se establecieron dos automatizaciones más, porque solo estaban previstas cuatro y son seis estaciones de bombeo, y se diseñaron unos anclajes especiales porque los existentes ‘fracturaban’ la roca y cuando se ejerciera presión fallarían en todos sus tramos, y no cumplirían con su función de mantener la línea de impulsión. Para garantizar que estas obras se terminen en el 2019, el gobernador de Santander, Didier Tavera pidió apoyo a los concejales y presidentes de juntas de Acción Comunal para que en el menor tiempo posible se de trámite legal de las servidumbres.

¿Qué se logrará con la nueva intervención?

“Se hizo la adición de los 7.218 millones de pesos para todas estas falencias y para lograr conducir estos caudales. La primera etapa conducirá 24 litros por segundo, los cuales serán llevados a uno de los tanques de almacenamiento, posteriormente conducirlos a la Planta de Tratamiento de Agua Potable (PTAP) y luego ponerlos al servicio de los usuarios actuales que son aproximadamente 450 y comenzar a generar una ampliación de la cobertura de este servicio vital para la comunidad de Los Santos”, explicó Mónica Monsalve, gerente de la ESANT.

“Gracias a Dios hemos probado con suerte de tener a Didier Tavera en cabeza de la Gobernación de Santander, una persona que siente el campo, que siente la provincia, que siente el pueblo, y por ello le hemos dado tanto desarrollo al municipio de Los santos. No tenemos con qué pagarle al Gobernador, pero vamos cogidos de la mano y nosotros también, desde la Administración Municipal, aportamos para que estas obras sean una realidad y, sobre todo, para que haya un desarrollo muy importante, que en los últimos años no había tenido el municipio”, explicó el alcalde de Los Santos, Jaime Arenas.