Noticias

AMB MULTIPLICÓ LABOR DE CONTROL ANTE LA PROLIFERACIÓN DEL CARACOL AFRICANO.

Habrá pedagogía en colegios y barrios.

Publicidad

 A través del Grupo de Fauna Silvestre -adscrito a la Subdirección Ambiental- esta semana el Área Metropolitana de Bucaramanga (AMB) multiplicó su asistencia a las comunidades que denunciaron la proliferación del caracol gigante africano (Achatina fulica), en áreas circundantes a sus lugares de residencia o de tránsito.

“Al menos 60 sectores de las cuatro ciudades metropolitanas han sido atendidos desde mediados del pasado mes de abril, cuando arreció la temporada invernal en nuestra región”, explicó el biólogo Gerson Peña, líder del Grupo de Fauna Silvestre del AMB, al recordar que en la línea telefónica 6414822, la Subdirección Ambiental acudirá ante las diversas llamadas y denuncias ciudadanas.

Igualmente, anunció que a raíz de la proliferación de esta especie introducida, que ha sido catalogada como exótica e invasora en nuestro medio natural, se trabaja con el Grupo de Cultura Ambiental del AMB en el desarrollo de un cronograma pedagógico en las áreas donde, de manera frecuente, se reciben reportes. “En especial trabajaremos con la población estudiantil en nuevas jornadas de capacitación y sensibilización durante este mes de mayo, para que la comunidad se informe, conozca y aprenda a confrontar y erradicar al Caracol Gigante Africano, que sigue representando un riesgo para la salud pública”, reafirmó el biólogo Gerson Peña.

El detalle entregado de las comunidades atendidas recientemente, con motivo del reporte por presencia de Caracol Gigante Africano, es el siguiente:

En Piedecuesta, los sectores de Chacarita Uno y Dos, Paseo del Puente Uno y Dos, Portal del Talado (casas), Villalina, San Cristóbal, Bariloche, Buenos Aires, Villa de Navarra y Cabecera del Llano. En Floridablanca, los sectores de Bucarica, Caracolí, Villa Jardin, La Paz, Los Andes, Versalles, Park 200, Santorini y Ciudadela Comfenalco. En Bucaramanga, los sectores de Café Madrid, La Esperanza Uno, Dos y Tres, Estoraques, Mutis, Naranjos, Ciudad Bolívar, Diamante Uno, Terrazas, Altos del Jardín, Pan de Azucar (sectores alto y bajo) y Hacienda San Juan.

43 toneladas de Caracol Africano recolectó el AMB en el año 2015:

“El caracol gigante africano afecta el sistema digestivo, respiratorio y nervioso; es un peligro tanto para humanos como mascotas”, recordó el biólogo Gerson Peña, al explicar que este molusco es una especie exótica invasora que fue introducida a nuestro medio y la cual, al no tener un “controlador biológico”, puede multiplicarse fácilmente aprovechando las condiciones climatológicas del entorno (como la humedad propia de las zonas aledañas a ríos y quebradas).

Además, explicó, el caracol gigante africano prácticamente se alimenta de todo lo que se le atraviese, incluso de “heces fecales”, al confirmar que en ello radica el peligro que representa para el ser humano y las mascotas, que al tener contacto con el molusco tocan su baba y ésta puede ingresar y contaminar el sistema digestivo, generando enfermedades.

Problemas que trae consigo el caracol africano

El biólogo Gerson Peña advirtió que la presencia del caracol gigante africano  en nuestro medio, trae consigo los siguientes problemas.

  1. Porque se considera que es una verdadera plaga agrícola, que afecta a un centenar de cultivos. 2. Su presencia y rápida reproducción y expansión ocasiona el desplazamiento o significa una amenaza de extinción para múltiples especies nativas de flora y fauna. 3. Y lo más grave, por cuanto es un tema de salud pública que afecta a seres humanos y mascotas, en entornos urbanos y rurales.

 Sin embargo, se debe tener en cuenta que ésta no es una especie tan peligrosa como para causarle la muerte a alguien que entre en contacto con ella o, al menos, no se ha conocido algún caso similar.

Igualmente, no todos los caracoles están contaminados. Lo importante es hacer un buen manejo de las basuras, escombros y recoger los excrementos de los animales, esto con el fin de evitar la propagación de bacterias y del mismo animal. También, evitar tratarlos como mascotas, puesto que su apariencia es atractiva.

El dato: El caracol gigante africano (Achatina fulica) es reconocido a nivel mundial como una de las 100 especies exóticas invasoras más dañina en el mundo, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.