Editorial

AÑO NUEVO, ¿VIDA NUEVA…?

Publicidad

Por Wilfredo Sierra Moreno.

wilfredo-sierra-m6Éste es el título con que todos los años nuevo comienzo mis consideraciones personales sobre lo que se espera para un nuevo periodo de la existencia de las sociedades, y es un título que recoge mucha de esa creencia popular que considera, con fe de carboneros, que por el simple hecho de empezar un nuevo año las cosas van a ser en el nuevo radicalmente mejor que en el anterior…

Desafortunadamente en esta oportunidad, como en ninguna otra, las perspectivas positivas son bien pero bien reducidas, y además de la acentuada caída de los precios del petróleo que tiene graves incidencias en el presupuesto nacional, hay que agregarle el nada despreciable índice de la caída de la demanda China, que quiérase o no, estaba jalonando lo poco positivo de la economía mundial.  En términos de los expertos internacionales: “La Organización Mundial de Comercio (OMC) anunció la semana pasada una corrección significativa para su pronóstico de crecimiento del comercio mundial al recortarlo de 3,3 al 2,8 por ciento para este año. Si bien esta caída no puede atribuirse exclusivamente al impacto que la desaceleración china está provocando en el comercio mundial, es un síntoma de que la hiperglobalización bien podría haber llegado a su punto máximo. El consumo chino fue un auténtico motor de la demanda global tras la caída de los mercados que colapsaron en 2008”.

Mientras en el panorama colombiano nos hablan con insistencia maniquea de inversiones y más inversiones en obras de infraestructura, uno tendría que preguntarse hasta donde la tesorería nacional aguanta interminablemente tal giro emocional de buenas intenciones, y esto sin tener en cuenta que si el gobierno nacional firma la paz con la guerrilla los montos de la inversión para mantener el tan cacareado posconflicto son realmente multimillonarios. ¿Dónde está esa plata? Que no nos vengan con el cuentico tonto que poniendo la totuma por todas las naciones del planeta el Presidente Santos va a recoger los grandes recursos financieras que se requieren si realmente van a cumplir con todo lo que firmaron en el papel.

Ahora bien, un datico que los analistas económicos se tienen bien guardado es que el déficit del Sector Público Consolidado (SPC) aumentó el año pasado en 1,95 billones de pesos para alcanzar a ser equivalente a 2,08 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), es decir, 15,74 billones de pesos. Si bien es cierto girar sobre rojo ha sido una vieja y mala costumbre de las económicas mundiales y dentro de ellas las latinoamericanas, se corre el riesgo de llegar a un punto de no retorno, colapsando las relaciones financieras locales con el mercado internacional.

Luego el tiesto no está para arepas como diría el refrán popular. Aunque a nuestro favor a jugado que no solo que el Presidente de la República sino en Vicepresidente German Vargas Lleras se han dedicado con alma vida y sombrero al desarrollo de nuestra región, no obstante que en agradecimiento desde estas tierras se le ha querido montar una fea campaña de desprestigio a nuestro benefactor Vargas Lleras. ¿De muy mala leche ese proceder? Solo ustedes ciudadanos puede sacar las conclusiones…

De todas formas a pesar del negro panorama macro estructurar económico tanto mundial como regional,  tenemos que hacer votos porque las obrar en beneficio general de los santandereanos y bumangueses sigan creciendo y consolidándose. Creo sinceramente en las capacidades de Rodolfo Hernández como alcalde de Bucaramanga y, como no, en las de Didier Tavera como nuestro gobernador. Pero cuando comencemos a hacer la demanda de obras y más obras no olvidemos que esas se hacen con plática y eso, precisamente, es lo que no abunda ni en el mundo, ni en la región ni en el país. Estamos señores, en tiempos de vacas flacas…